Qué es un vino dulce y cuántos tipos hay

Vinos dulce

La definición para saber cuándo es un vino dulce es muy simple; cuando la cantidad de azúcar residual es superior a 50 gramos por litro de vino. Se trata de un producto elaborado a partir de agua, azúcares, compuestos aromáticos y las levaduras presentes en la parte exterior de la piel de la propia uva

En España, se producen dos tipos de vinos dulces; vinos naturalmente dulces y los vinos dulces naturales. Los primeros, los vinos naturalmente dulces, reciben este nombre por obtener su sabor de forma natural, bien sea porque la concentración de azúcar es muy alta de forma natural y las levaduras son incapaces de procesarla en su totalidad, o bien por haberse logrado que haya una mayor proporción de azúcar en el contenido de la mezcla. Los segundos, los vinos dulces naturales, se han obtenido mediante la mezcla de un líquido más dulce con un vino seco. Si bien este proceso es forzado, es decir, artificial, se denomina natural por no llevar aditivo químico alguno ni añadir azúcar directamente.

Tipos de vino dulce

La variedad que produce cada fórmula se verá a continuación, pero para apreciar realmente sus diferencias, lo mejor que se puede hacer es llevar a cabo la cata de los diferentes tipos. En este sentido, cabe mencionar la facilidad con la que se puede comprar vino online en estos días en los que la conexión a internet es habitual y se dispone tan fácilmente de un terminal. En la popular ecommerce delvinovino.com, se podrá acceder a una exquisita selección de vinos tintos, blancos y, por supuesto, dulces, con la mejor relación calidad precio posible, y proceder a degustar estos caldos y catar sus diferentes cualidades organolépticas.

Vinos naturalmente dulces

Como ya se ha comentado, el dulzor de los vinos naturalmente dulces se produce directamente de la uva, al igual que su contenido alcohólico. Las uvas se sobre maduran para obtener ese mayor grado alcohólico deshidratando el grano, de este modo, se obtendrá una alta concentración de azúcar, una deshidratación que podrá realizarse en la misma planta o fuera de ella.

Vinos de podredumbre noble (sobre madurado en planta)

Se da en viñas situadas cerca de un curso de agua, requieren de humedad nocturna y recibir una buena cantidad de sol durante el día. El hongo afecta a la uva cuando se da una mayor humedad en el ambiente, lo que dará lugar a deshidratar el grano de forma natural. Pero, cuando el sol se proyecta directamente, en el hongo ralentizará su actividad, volviendo a recuperarla cuando la humedad vuelve, ofreciendo ese sabor tan peculiar.

Vinos de vendimia tardía (sobre madurado en planta)

En este caso, la uva se deja sobre madurar en la planta, sin que le afecte ningún hongo para conseguir una mayor concentración de azúcar. A partir de una recolección en viñedo tardía, se busca que las uvas se pasifiquen de manera ligera en la planta, consiguiendo puntos de maduración elevados y concentraciones de azúcar muy altas.

Vinos por congelación de la uva (sobre madurado en planta)

Se congela el agua presente en el grano de la uva para alcanzar mayores concentraciones de azúcar, son los populares vinos de hielo. Pueden congelarse en la propia viña o en cámaras. Al prensarse las uvas, producen un líquido muy rico en azúcares.

Pedro Ximénez (sobre madurado fuera de la planta)

Se produce al recoger las uvas en perfecto estado en la viña para asolearlas en esparteras. Se logra una pasificación de uva y al mismo tiempo una deshidratación, obteniéndose elevadas concentraciones de azúcar con aromas muy agradables y con personalidad propia.

Vinos dulces naturales

Como ya se ha comentado, este tipo de vino obtiene su contenido en azúcar gracias a una intervención directa sobre él, existiendo dos fórmulas diferentes para lograrlo. Por un lado, añadiendo alcohol vínico que proviene de la destilación de otros vinos cuando todavía no se ha terminado su fermentación. Por otro lado, se le puede añadir mosto rico en azúcar a vinos que en origen son secos o semisecos (en algunos casos).

Vinos Cream (con añadido de mosto)

Estos vinos generosos tienen un origen en un vino seco generoso al que se le añade un vino dulce o mosto concentrado.  Durante un tiempo, se somete a una crianza oxidativa en barricas de gran tamaño, obteniéndose un vino suave, cremoso, con matices de cata a almendras, maderas y pasas.

Vinos Maestro (Con añadido de alcohol vínico)

Al mosto que se va a fermentar se la va a añadir alcohol vínico para ralentizar la fermentación y que las levaduras no consigan acabar con todo el azúcar. Esto da lugar a un vino dulce parcialmente fermentado, por lo que se considera que está situado en la frontera entre un vino naturalmente dulce y un vino dulce natural.

Vinos mistela (Con añadido de alcohol vínico)

Su proceso de elaboración es muy parecido al del vino Maestro. La diferencia se localiza en que se encabeza el mosto con alcohol, de este modo, no podrá fermentar, manteniendo, por tanto, todo el azúcar natural de la propia uva.

Deja una respuesta