Vinagreta de miel y mostaza

DificultadPrincipianteTiempo Total15 mins

Receta de Vinagreta de miel y mostaza

Nuestro chef

Sois muchos los que nos escribís preguntando cómo podéis dar alegría a vuestras ensaladas para hacer más llevadera la dieta o para incorporar nuevos sabores a vuestras comidas más sanas.

Pues bien, hoy os traemos uno de los aderezos de ensaladas más famosos, populares y sabrosos que existen. Hablamos, cómo no, de la vinagreta de miel y mostaza.

Una salsa que destaca por brindar un equilibrio de sabores salado, dulces, ácido y amargo espectacular que podrás regular rectificando la cantidad de cada uno de los ingredientes que componen este aderezo.

Así que si quieres aprender a hacer una vinagreta de miel y mostaza casera en apenas un cuarto de hora para dar un plus a tus ensaladas, toma buena nota de la receta que te ofrecemos justo aquí abajo:

Ingredientes

 1 cuchara vinagre blanco
 2 cuchara jugo de limón
 1 cuchara miel
 1 cuchara mostaza Dijon
 6 cuchara aceite de oliva
 pimienta(al gusto)

Cómo hacer Vinagreta de miel y mostaza

1

Prepara todos los ingredientes, busca un bol o un recipiente hondo y echa en él el jugo de limón, el vinagre, la miel, la mostaza, la sal y la pimienta.

2

Mézclalo todo con la ayuda de unas varillas y, cuando lo tengas, añade el aceite de oliva y rectifica la sal y la pimienta hasta que esté a tu gusto.

3

Guárdala en un recipiente para nevera y métela alrededor de una hora.

4

Pasado ese tiempo, sácala y viértela sobre tu ensalada. Cuando acabes, guarda el resto en la nevera hasta que vuelvas a necesitarla.

Ingredientes

 1 cuchara vinagre blanco
 2 cuchara jugo de limón
 1 cuchara miel
 1 cuchara mostaza Dijon
 6 cuchara aceite de oliva
 pimienta(al gusto)

Instrucciones

1

Prepara todos los ingredientes, busca un bol o un recipiente hondo y echa en él el jugo de limón, el vinagre, la miel, la mostaza, la sal y la pimienta.

2

Mézclalo todo con la ayuda de unas varillas y, cuando lo tengas, añade el aceite de oliva y rectifica la sal y la pimienta hasta que esté a tu gusto.

3

Guárdala en un recipiente para nevera y métela alrededor de una hora.

4

Pasado ese tiempo, sácala y viértela sobre tu ensalada. Cuando acabes, guarda el resto en la nevera hasta que vuelvas a necesitarla.

Vinagreta de miel y mostaza

Deja una respuesta