Tarta Sacher tradicional pastel de Viena

Tarta Sacher presentada en plato azul junto a nata, chocolate y melocotones
CategoríaCocinaMétodo de cocción, Tags
DificultadMedioTiempo preparación30 minsTiempo cocinado30 minsTiempo total1 hr

Receta tradicional tarta Sacher

Nuestro chef

La tarta Sacher es un exquisito postre de origen austriaco que ha ganado renombre mundial por su delicioso sabor y su rica historia. La historia de la tarta Sacher se remonta al siglo XIX, específicamente al año 1832, cuando Franz Sacher, un joven aprendiz de 16 años, creó esta famosa receta bajo las órdenes del Príncipe Wenzel von Metternich en Viena.

El príncipe Wenzel von Metternich solicitó a Franz Sacher que preparara un postre especial para sus invitados selectos, y fue así como nació la receta de la tarta Sacher. Franz Sacher ideó una combinación perfecta de ingredientes, que incluía una base de bizcocho de chocolate denso y jugoso, rellena de una fina capa de mermelada de albaricoque y cubierta con una capa de glaseado de chocolate brillante.

La tarta Sacher recibió el nombre de su creador, Franz Sacher, y rápidamente se convirtió en un éxito en la alta sociedad vienesa. Sin embargo, la receta original de la tarta Sacher no fue hecha pública hasta que el hijo de Franz Sacher, Eduard Sacher, abrió el Hotel Sacher en Viena en 1876. Fue en este hotel donde se empezó a servir la tarta Sacher tal como la conocemos hoy en día.

Desde entonces, la tarta Sacher ha ganado fama internacional y se ha convertido en uno de los postres más emblemáticos de la cocina austriaca. Hoy en día, se puede disfrutar de esta deliciosa tarta en el Hotel Sacher de Viena y en numerosos establecimientos de todo el mundo que han adoptado esta receta clásica. La tarta Sacher es un verdadero símbolo de la excelencia culinaria austriaca y una delicia para los amantes del chocolate en todas partes.

Ingredientes

 100 g harina
 100 g mantequilla
 100 g almendras crudas
 6 huevos
 100 g azúcar glass
 10 g levadura química
 300 g mermelada de albaricoque
Para la cobertura de chocolate
 150 g chocolate para respostería
 100 ml nata para montar
 20 g mantequilla
 3 cucharada agua

Cómo hacer Tarta Sacher tradicional pastel de Viena

1

Lo primero con lo que nos vamos a poner es con el bizcocho. Para hacerlo, empezaremos tostando las almendras a fuego lentito evitando al máximo que se quemen. Cuando veamos que se han tostado las trituraremos hasta conseguir una arena de almendra.

2

Cogemos un bol y echamos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar y lo batimos todo con unas varillas. En paralelo separamos las claras de las yemas y las montamos echando poco a poco el azúcar glass hasta ponerlas a punto de nieve.

3

Cuando la tengamos echamos las yemas y las almendras al bol de la mantequilla que teníamos reservado y seguimos mezclando. Una vez integrado iremos echando el cacao y, por último, sumamos las claras montadas.

Chef mezclando en un bol ingredientes

4

Seguimos mezclando y le agregamos la harina tamizada primero y, después, el polvo de hornear. Es el momento de buscar un recipiente de horno que untaremos con mantequilla y harina antes de verter la base de nuestra tarta.

Chef tamizando la harina sobre un bol

5

Después de dejar que se asiente durante unos 10 minutos lo metemos en el horno a 180 grados durante media hora o un poquito más. Sabremos que está cuando al pinchar con un palillo este salga seco. Una vez haya enfriado procederemos a abrirlo por la mitad y lo rellenemos de mermelada.

Cerrar el horno

6

Llega el momento de hacer la cobertura de chocolate. Para ello tomaremos un cazo en el que echaremos la nata, el chocolate y la mantequilla a fuego lento hasta que se derrita. Cuando esto suceda le echaremos las cucharadas de agua y seguiremos mezclando.

Chef derritiendo chocolate y mantequilla en un cazo en la vitrocerámica

7

Ya tenemos la cobertura y nuestro bizcocho relleno montado, luego procedemos a echarle la cobertura por encima a la tarta Sacher.

Chef echando la cobertura de chocolate por encima al bizcocho

8

Nuestra tarta Sacher está lista para ser degustada. La puedes acompañar con deliciosa nata, ¡buen provecho!

Tarta Sacher presentada en plato con un poco de nata y chocolate

Ingredientes

 100 g harina
 100 g mantequilla
 100 g almendras crudas
 6 huevos
 100 g azúcar glass
 10 g levadura química
 300 g mermelada de albaricoque
Para la cobertura de chocolate
 150 g chocolate para respostería
 100 ml nata para montar
 20 g mantequilla
 3 cucharada agua

Pasos

1

Lo primero con lo que nos vamos a poner es con el bizcocho. Para hacerlo, empezaremos tostando las almendras a fuego lentito evitando al máximo que se quemen. Cuando veamos que se han tostado las trituraremos hasta conseguir una arena de almendra.

2

Cogemos un bol y echamos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar y lo batimos todo con unas varillas. En paralelo separamos las claras de las yemas y las montamos echando poco a poco el azúcar glass hasta ponerlas a punto de nieve.

3

Cuando la tengamos echamos las yemas y las almendras al bol de la mantequilla que teníamos reservado y seguimos mezclando. Una vez integrado iremos echando el cacao y, por último, sumamos las claras montadas.

Chef mezclando en un bol ingredientes

4

Seguimos mezclando y le agregamos la harina tamizada primero y, después, el polvo de hornear. Es el momento de buscar un recipiente de horno que untaremos con mantequilla y harina antes de verter la base de nuestra tarta.

Chef tamizando la harina sobre un bol

5

Después de dejar que se asiente durante unos 10 minutos lo metemos en el horno a 180 grados durante media hora o un poquito más. Sabremos que está cuando al pinchar con un palillo este salga seco. Una vez haya enfriado procederemos a abrirlo por la mitad y lo rellenemos de mermelada.

Cerrar el horno

6

Llega el momento de hacer la cobertura de chocolate. Para ello tomaremos un cazo en el que echaremos la nata, el chocolate y la mantequilla a fuego lento hasta que se derrita. Cuando esto suceda le echaremos las cucharadas de agua y seguiremos mezclando.

Chef derritiendo chocolate y mantequilla en un cazo en la vitrocerámica

7

Ya tenemos la cobertura y nuestro bizcocho relleno montado, luego procedemos a echarle la cobertura por encima a la tarta Sacher.

Chef echando la cobertura de chocolate por encima al bizcocho

8

Nuestra tarta Sacher está lista para ser degustada. La puedes acompañar con deliciosa nata, ¡buen provecho!

Tarta Sacher presentada en plato con un poco de nata y chocolate

Tarta Sacher tradicional pastel de Viena

Deja una respuesta