Tarta de queso japonesa

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags
DificultadMedioTiempo preparación20 minsTiempo cocinado1 hr 16 minsTiempo total1 hr 36 mins

Receta de Tarta de queso japonesa

Nuestro chef

La tarta de queso japonesa, también conocida como cheesecake japonés, es un postre delicioso y suave que se ha vuelto muy popular en todo el mundo.

A diferencia de la tarta de queso tradicional, esta versión japonesa es más esponjosa y menos dulce, lo que la convierte en una opción perfecta para aquellos que prefieren postres más ligeros.

La receta de pastel de queso japonés es relativamente simple, pero requiere cierta técnica para lograr la textura suave y esponjosa característica de este postre.

La clave está en la utilización de claras de huevo batidas a punto de nieve, que se mezclan con una mezcla de queso crema y yemas de huevo.

En esta receta, te enseñaremos cómo hacer una tarta de queso japonesa deliciosa y esponjosa que seguramente impresionará a tus amigos y familiares.

¡Empecemos!

Ingredientes

 30 g de harina
 20 g de maicena
 180 g de queso crema
 2 cucharadas de mantequilla sin sal
 4 cucharadas de leche entera
 3 yemas de huevo
 3 claras de huevo
 ½ cucharadita de extracto de vainilla
 70 g de azúcar
 ½ cucharadita de zumo de limón
 Azúcar glas para decorar

Cómo hacer Tarta de queso japonesa

1

Precalienta el horno a 150 °C.

2

Pon un cazo con agua y lleva a ebullición. Retira del fuego y, en un bol que encaje sobre el cazo, mezcla el queso crema, la mantequilla y la leche hasta integrar.

3

Añade las yemas y la vainilla. Mezcla hasta integrar.

4

Agrega la harina y la maicena tamizada con la ayuda de un colador. Integra con la ayuda de una espátula.

5

En un bol amplio, añade las claras de huevo y el zumo de limón. Bate con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta que hayan cogido un poco de aire. Ve agregando el azúcar poco a poco sin dejar de batir hasta conseguir un merengue cremoso y sin burbujas.

6

Incorpora poco a poco el merengue a la mezcla anterior e integra realizando movimientos suaves y envolventes con la ayuda de una espátula de cocina.

7

Vierte la mezcla en un molde alto para tartas o bizcochos. Coloca el molde en una bandeja de horno, vierte 1-2 cm de agua caliente en la bandeja y hornea al baño maría durante 30 minutos a 150 °C. Reduce a 110 °C y hornea otros 30 minutos. Por último, sube a 135 °C y hornea otros 15 minutos.

8

Una vez cocinado, apaga el horno y déjalo atemperar dentro con la puerta medio abierta. Retíralo del baño maría y déjalo reposar otros 15 minutos. Desmolda, espolvorea azúcar glas y ¡listo!

Ingredientes

 30 g de harina
 20 g de maicena
 180 g de queso crema
 2 cucharadas de mantequilla sin sal
 4 cucharadas de leche entera
 3 yemas de huevo
 3 claras de huevo
 ½ cucharadita de extracto de vainilla
 70 g de azúcar
 ½ cucharadita de zumo de limón
 Azúcar glas para decorar

Pasos

1

Precalienta el horno a 150 °C.

2

Pon un cazo con agua y lleva a ebullición. Retira del fuego y, en un bol que encaje sobre el cazo, mezcla el queso crema, la mantequilla y la leche hasta integrar.

3

Añade las yemas y la vainilla. Mezcla hasta integrar.

4

Agrega la harina y la maicena tamizada con la ayuda de un colador. Integra con la ayuda de una espátula.

5

En un bol amplio, añade las claras de huevo y el zumo de limón. Bate con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta que hayan cogido un poco de aire. Ve agregando el azúcar poco a poco sin dejar de batir hasta conseguir un merengue cremoso y sin burbujas.

6

Incorpora poco a poco el merengue a la mezcla anterior e integra realizando movimientos suaves y envolventes con la ayuda de una espátula de cocina.

7

Vierte la mezcla en un molde alto para tartas o bizcochos. Coloca el molde en una bandeja de horno, vierte 1-2 cm de agua caliente en la bandeja y hornea al baño maría durante 30 minutos a 150 °C. Reduce a 110 °C y hornea otros 30 minutos. Por último, sube a 135 °C y hornea otros 15 minutos.

8

Una vez cocinado, apaga el horno y déjalo atemperar dentro con la puerta medio abierta. Retíralo del baño maría y déjalo reposar otros 15 minutos. Desmolda, espolvorea azúcar glas y ¡listo!

Tarta de queso japonesa

Deja una respuesta