Sepia al ajillo

Sepia al ajillo
DificultadBásicoTiempo preparación10 minsTiempo cocinado5 minsTiempo total15 mins

Receta de Sepia al ajillo

Nuestro chef

Una de esas tapas que no pueden faltar en ningún bar de tapeo que se precie es la de sepia al ajillo. Una elaboración que, además, puede servir tanto para compartir como para un primero o guarnición de un segundo de pescado.

Además de versátil es tremendamente sencillo y rápido de preparar. Tanto como que en apenas un cuarto de hora pasas de no tener nada a tener frente a ti un delicioso plato de sepia.

Por eso y porque somos unos amantes de las tapas bien hechas, hemos recorrido los mejores bares de España para traeros la receta auténtica de la sepia al ajillo tradicional.

Así que si quieres aprender a hacer una sepia al ajillo casera de 10, toma buena nota de los distintos pasos que te proponemos a continuación:

Ingredientes

 2 sepias medianas
 4 dientes de ajo
 perejil fresco(al gusto)
 sal
 aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer Sepia al ajillo

1

Empezamos limpiando bien las sepias. Y es que, aunque en las pescaderías suelen venderlas limpias, no está demás repasarlas bajo el grifo y retirar las tenillas y las partes duras.

Una vez limpia, separaremos la cabeza del cuerpo, desechando la parte de atrás de la cabeza por estar demasiado dura, el ojo y el aguijón, quedándonos, eso sí, con las sabrosas patitas.

Sepia limpiar

2

Las secamos a conciencia con papel de cocina y les hacemos unos cortes por en medio para romper las fibras y evitar que se curven al ponerlas en el fuego. De esta forma conseguiremos que nos queden más tiernecitas.

3

Para la salsa al ajillo, pelaremos y picaremos los ajos, pasaremos por el grifo el perejil antes de picarlo y lo pondremos todo en el ajo, junto con un poquito de sal al gusto. Lo machamos todo bien hasta que quede bien fino y, entonces, agregaremos un chorrito de aceite hasta conseguir ligar bien nuestro aderezo a base de ajo y perejil.

Sepia al ajillo cortar los ajos

4

A continuación buscaremos una sartén y la pondremos en el fuego a fuerza medio-alta. En cuanto tome temperatura, echaremos un poquito de aceite y verteremos las sepias. Las meneamos un poquito y después sumamos el aliño de ajo y perejil.

Como el fuego estará medio-fuerte, después de unos pocos meneos veremos que la sepia empieza a tomar color. Así que, para evitar que se nos quede dura, en cuanto veamos que está al punto la probaremos y las sacaremos.

5

En cuanto haya cambiado de color por los dos lados y al probarla veamos que está tierna, la sacamos, la servimos en una fuente y la disfrutamos calentita. Nuestra sepia al ajillo casera está lista para disfrutarse.

Sepia al ajillo

Ingredientes

 2 sepias medianas
 4 dientes de ajo
 perejil fresco(al gusto)
 sal
 aceite de oliva virgen extra

Pasos

1

Empezamos limpiando bien las sepias. Y es que, aunque en las pescaderías suelen venderlas limpias, no está demás repasarlas bajo el grifo y retirar las tenillas y las partes duras.

Una vez limpia, separaremos la cabeza del cuerpo, desechando la parte de atrás de la cabeza por estar demasiado dura, el ojo y el aguijón, quedándonos, eso sí, con las sabrosas patitas.

Sepia limpiar

2

Las secamos a conciencia con papel de cocina y les hacemos unos cortes por en medio para romper las fibras y evitar que se curven al ponerlas en el fuego. De esta forma conseguiremos que nos queden más tiernecitas.

3

Para la salsa al ajillo, pelaremos y picaremos los ajos, pasaremos por el grifo el perejil antes de picarlo y lo pondremos todo en el ajo, junto con un poquito de sal al gusto. Lo machamos todo bien hasta que quede bien fino y, entonces, agregaremos un chorrito de aceite hasta conseguir ligar bien nuestro aderezo a base de ajo y perejil.

Sepia al ajillo cortar los ajos

4

A continuación buscaremos una sartén y la pondremos en el fuego a fuerza medio-alta. En cuanto tome temperatura, echaremos un poquito de aceite y verteremos las sepias. Las meneamos un poquito y después sumamos el aliño de ajo y perejil.

Como el fuego estará medio-fuerte, después de unos pocos meneos veremos que la sepia empieza a tomar color. Así que, para evitar que se nos quede dura, en cuanto veamos que está al punto la probaremos y las sacaremos.

5

En cuanto haya cambiado de color por los dos lados y al probarla veamos que está tierna, la sacamos, la servimos en una fuente y la disfrutamos calentita. Nuestra sepia al ajillo casera está lista para disfrutarse.

Sepia al ajillo

Sepia al ajillo

Deja una respuesta