Scones caseros

DificultadPrincipianteTiempo de preparación20 minsTiempo de cocción10 minsTiempo Total30 mins

Receta de Scones caseros

Nuestro chef

Tan británicos como el té de las cinco, el fútbol, la monarquía y los buses de dos pisos son los scones. Unos panecillos esponjosos que ingleses y escoceses suelen degustar para desayunar y merendar y que, poco a poco, disfrutan en más partes del mundo.

Tanto es así que son muchas las pastelerías e incluso cafeterías que los ofrecen en sus cartas. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta lo sabrosos que están.

Esa es la principal razón por la que os traemos la receta auténtica de los scones ingleses. Una elaboración tremendamente sencilla y rápida que te permitirá disfrutar del mejor acompañante para un té en cuestión de media hora.

Así que si quieres aprender a hacer unos scones caseros, toma nota de los ingredientes y del facilísimo paso a paso que te dejamos en las siguientes líneas.

Ingredientes

 350 grs harina bizcochona con levadura
 1 cucharilla levadura química
 85 grs mantequilla
 3 cuchara azúcar
 175 ml leche
 5 ml esencia de vainilla
 15 ml zumo de limón
 1 huevo batido
 ½ taza grosellas secas(opcional)
 mermelada(al gusto)
 nata para montar(al gusto)

Cómo hacer Scones caseros

1

Ponemos la leche en un recipiente para microondas y la calentamos medio minuto. La sacamos y le sumamos la esencia de vainilla y una cucharada de zumo de limón. Removemos bien y dejamos que repose durante diez minutos para que se corte y conseguir buttermilk.

2

Mientras esperamos mezclamos la harina con la levadura química y le agregamos la mantequilla a trozos y mezclamos con los dedos todo bien hasta conseguir una masa a la que agregaremos el azúcar.

3

Cuando hayamos integrado el azúcar dejaremos un hueco en el centro de la masa y le echaremos la buttermilk. Mezclamos rápido con una cuchara sin amasar. Si le queremos dar un 'punch' de sabor le sumamos media tacita de grosellas secas.

4

Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y echamos nuestra masa de scones sobre ella. La amasamos varias veces y la aplastamos con la mano hasta conseguir una masa de unos 4 centímetros de altura.

5

Llega el momento de cortar la masa con un molde redondo de unos 5 centímetros de diámetro. Según los vayamos teniendo los vamos colocando en una bandeja de horno. Así hasta terminar con toda la masa.

6

Damos una pincelada con huevo batido a los scones caseros y los metemos en el horno a 200 grados con calor arriba y abajo durante 10 minutos o hasta que veamos que están ligeramente dorados.

7

Los sacamos del horno, dejamos que pierdan temperatura y los servimos en una fuente junto con un tarrito de mantequilla y mermelada con los que los rellenaremos.

Ingredientes

 350 grs harina bizcochona con levadura
 1 cucharilla levadura química
 85 grs mantequilla
 3 cuchara azúcar
 175 ml leche
 5 ml esencia de vainilla
 15 ml zumo de limón
 1 huevo batido
 ½ taza grosellas secas(opcional)
 mermelada(al gusto)
 nata para montar(al gusto)

Instrucciones

1

Ponemos la leche en un recipiente para microondas y la calentamos medio minuto. La sacamos y le sumamos la esencia de vainilla y una cucharada de zumo de limón. Removemos bien y dejamos que repose durante diez minutos para que se corte y conseguir buttermilk.

2

Mientras esperamos mezclamos la harina con la levadura química y le agregamos la mantequilla a trozos y mezclamos con los dedos todo bien hasta conseguir una masa a la que agregaremos el azúcar.

3

Cuando hayamos integrado el azúcar dejaremos un hueco en el centro de la masa y le echaremos la buttermilk. Mezclamos rápido con una cuchara sin amasar. Si le queremos dar un 'punch' de sabor le sumamos media tacita de grosellas secas.

4

Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y echamos nuestra masa de scones sobre ella. La amasamos varias veces y la aplastamos con la mano hasta conseguir una masa de unos 4 centímetros de altura.

5

Llega el momento de cortar la masa con un molde redondo de unos 5 centímetros de diámetro. Según los vayamos teniendo los vamos colocando en una bandeja de horno. Así hasta terminar con toda la masa.

6

Damos una pincelada con huevo batido a los scones caseros y los metemos en el horno a 200 grados con calor arriba y abajo durante 10 minutos o hasta que veamos que están ligeramente dorados.

7

Los sacamos del horno, dejamos que pierdan temperatura y los servimos en una fuente junto con un tarrito de mantequilla y mermelada con los que los rellenaremos.

Scones caseros

Deja una respuesta