Salsa Valentina casera

Salsa
DificultadBásicoTiempo preparación15 mins

Receta de Salsa Valentina casera

Nuestro chef

A los mexicanos les encanta disfrutar de unos buenos, sabrosos y picantes entrantes antes de empezar a devorar los platos principales.

Lo más habitual, tanto en casas como en restaurantes, es abrir boca con unos totopos o unas patatitas aderezadas de una salsa picantona como la que hoy os traemos: la salsa valentina.

Todo un clásico de la gastronomía azteca que, si eres un amante de un amante de la comida mexicana, debes aprender a elaborar.

Por suerte, es sumamente fácil. ya que si tienes una olla en la que hidratar los chiles, una licuadora para mezclar bien todos los ingredientes y un colador para afinar la salsa la tendrás lista en apenas un cuarto de hora.

Ingredientes

 40 g chile de árbol
 40 g chile piquín
 5 cucharada fécula de maíz
 3 cucharada sal
 ½ taza vinagre de manzana

Cómo hacer Salsa Valentina casera

1

Arrancamos retirando las semillas a los chiles de árbol y a los chiles piquín y colocándolos en una olla o cazuela repleta de agua para hervirlos durante cuatro o cinco minutos. Si te gusta muy picante, en lugar de 40 chiles utiliza 60.

En cuanto estén tiernecitos, los sacamos para que pierdan temperatura antes de licuarlos.

2

Una vez estén tibios y se dejen manipula fácilmente con las manos, los echaremos a la licuadora junto con el resto de ingredientes y un cuarto de taza del mismo agua en el que se cocieron.

3

Le damos al botón para que empiece a licuarse con fuerza y vamos jugando con la potencia hasta conseguir una salsa uniforme.

La probamos y, si vemos que le falta sabor, le sumamos una cucharada de pimentón picante. Si la queremos más dulce, una cucharada de azúcar.

4

Por último, la colamos por un chino y retiramos cualquier trozo o impureza. La dejamos reposando en un lugar fresco y seco durante 48 horas antes de hincarle el diente.

Salsa

Ingredientes

 40 g chile de árbol
 40 g chile piquín
 5 cucharada fécula de maíz
 3 cucharada sal
 ½ taza vinagre de manzana

Pasos

1

Arrancamos retirando las semillas a los chiles de árbol y a los chiles piquín y colocándolos en una olla o cazuela repleta de agua para hervirlos durante cuatro o cinco minutos. Si te gusta muy picante, en lugar de 40 chiles utiliza 60.

En cuanto estén tiernecitos, los sacamos para que pierdan temperatura antes de licuarlos.

2

Una vez estén tibios y se dejen manipula fácilmente con las manos, los echaremos a la licuadora junto con el resto de ingredientes y un cuarto de taza del mismo agua en el que se cocieron.

3

Le damos al botón para que empiece a licuarse con fuerza y vamos jugando con la potencia hasta conseguir una salsa uniforme.

La probamos y, si vemos que le falta sabor, le sumamos una cucharada de pimentón picante. Si la queremos más dulce, una cucharada de azúcar.

4

Por último, la colamos por un chino y retiramos cualquier trozo o impureza. La dejamos reposando en un lugar fresco y seco durante 48 horas antes de hincarle el diente.

Salsa

Salsa Valentina casera

Deja una respuesta