Salsa gremolata o gremolada

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags
DificultadBásicoTiempo preparación10 mins

Receta de Salsa gremolata o gremolada

Nuestro chef

Los italianos, además de preparar sabrosas, densas y untuosas salsas para aderezar sus infinitas elaboraciones de pasta también elaboran aderezos ligeros como el que hoy nos ocupa.

Hablamos de la salsa gremolata o gremolada, como se le conoce en España y sobre todo en Argentina, donde se utiliza casi más que en nuestro país.

Pues bien, para quienes no lo conozcan la salsa gremolata no es más que un majado a base de perejil, ajo, limón y aceite de oliva que, como imaginarás, puede servir para alegrar todo tipo de elaboraciones.

Es por eso, y porque apenas se tarda 10 minutos en tenerla hecha, por lo que os traemos la receta tradicional de la salsa gremolada en versión fácil y rápida.

Ingredientes

 6 ramas de perejil fresco
 1 limón
 3 dientes de ajo
 aceite de oliva(al gusto)
 sal(opcional)
 pimienta(opcional)

Cómo hacer Salsa gremolata o gremolada

1

Empezamos pelando y picando el ajo y lavando el perejil, que también lo picaremos bien finito para nuestro majado.

2

A continuación rallaremos la cáscara del limón. Lo ideal es que el rallado sea bien fino para evitar que caigan trozos de cáscara sobre nuestro aderezo casero.

3

Una vez rallado buscaremos un mortero o bol en el que verter el ajo, el perejil y la ralladura de limón, para removerlo todo junto e ir echando, poco a poco, el aceite de oliva hasta integrarlo y conseguir la densidad deseada.

4

Por último, salpimentamos al gusto y lo echamos en una salsera. Lo que sobre, lo guardamos en la nevera, donde aguantará perfectamente durante cuatro o cinco días.

Ingredientes

 6 ramas de perejil fresco
 1 limón
 3 dientes de ajo
 aceite de oliva(al gusto)
 sal(opcional)
 pimienta(opcional)

Pasos

1

Empezamos pelando y picando el ajo y lavando el perejil, que también lo picaremos bien finito para nuestro majado.

2

A continuación rallaremos la cáscara del limón. Lo ideal es que el rallado sea bien fino para evitar que caigan trozos de cáscara sobre nuestro aderezo casero.

3

Una vez rallado buscaremos un mortero o bol en el que verter el ajo, el perejil y la ralladura de limón, para removerlo todo junto e ir echando, poco a poco, el aceite de oliva hasta integrarlo y conseguir la densidad deseada.

4

Por último, salpimentamos al gusto y lo echamos en una salsera. Lo que sobre, lo guardamos en la nevera, donde aguantará perfectamente durante cuatro o cinco días.

Salsa gremolata o gremolada

Deja una respuesta