Salsa castellana

DificultadPrincipianteTiempo de preparación5 minsTiempo de cocción25 minsTiempo Total30 mins

Receta de Salsa castellana

Nuestro chef

En Castilla, tierra de buenas carnes, tiene su origen uno de los mejores aderezos para carnes que existen: la salsa castellana.

Una salsa a base de champiñones, jamón, cebolla, verdura, ajo, vino blanco y harina que es capaz de ensalzar cualquier elaboración carnívora.

Es por eso que en Divino Paladar, amantes de las recetas cárnicas, hemos decidido traeros la receta tradicional de la salsa castellana.

Por lo que si tienes media hora y ganas de llevar tus platos con carne a otro nivel, no te pierdas el paso a paso que te proponemos tras esta introducción.

Ingredientes

 500 grs champiñones frescos
 200 grs jamón serrano
 150 ml vino blanco
 150 ml caldo de pollo
 1 pastilla de caldo de carne o de ave
 2 cebollas
 4 dientes de ajo
 2 hojas de laurel
 3 cuchara harina
 aceite de oliva virgen extra
 sal

Cómo hacer Salsa castellana

1

Empezamos limpiando los champiñones. Para ello los pondremos bajo el grifo con agua fría y les pasaremos un trapito húmedo para retirar los restos de tierra que se hayan podido quedar pegados.

Una vez limpios, los cortaremos a láminas no muy gordas y los reservaremos. Aprovechamos para pelar y cortar la cebolla y hacer lo propio con los dientes de ajo.

2

Buscamos una sartén grande, le echamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y la ponemos al fuego. En cuanto coja temperatura echaremos la cebolla y ajo y sazonamos.

Cuando veamos que la cebolla empieza a cambiar de color sumaremos las hojas de laurel y los champiñones ya laminados. Removemos todo y dejamos que se cocine durante cinco minutos a fuego medio.

3

Mientras los champiñones van tomando color, aprovechamos para trocear el jamón y sumarlo a la sartén.

Dejamos que se cocine durante otros cinco minutos y agregamos el vino. Subimos el fuego durante un minuto para que se evapore el alcohol.

4

Por último, vertemos la pastilla de caldo de carne espolvoreada, el caldo de pollo y la harina. Removemos bien y dejamos que se cocine todo junto a fuego medio - bajo hasta que la salsa reduzca y se quede espesa como la de la imagen.

Corrige el punto de sal y sírvela en un salsero para aderezar cualquier plato de carne.

Ingredientes

 500 grs champiñones frescos
 200 grs jamón serrano
 150 ml vino blanco
 150 ml caldo de pollo
 1 pastilla de caldo de carne o de ave
 2 cebollas
 4 dientes de ajo
 2 hojas de laurel
 3 cuchara harina
 aceite de oliva virgen extra
 sal

Instrucciones

1

Empezamos limpiando los champiñones. Para ello los pondremos bajo el grifo con agua fría y les pasaremos un trapito húmedo para retirar los restos de tierra que se hayan podido quedar pegados.

Una vez limpios, los cortaremos a láminas no muy gordas y los reservaremos. Aprovechamos para pelar y cortar la cebolla y hacer lo propio con los dientes de ajo.

2

Buscamos una sartén grande, le echamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y la ponemos al fuego. En cuanto coja temperatura echaremos la cebolla y ajo y sazonamos.

Cuando veamos que la cebolla empieza a cambiar de color sumaremos las hojas de laurel y los champiñones ya laminados. Removemos todo y dejamos que se cocine durante cinco minutos a fuego medio.

3

Mientras los champiñones van tomando color, aprovechamos para trocear el jamón y sumarlo a la sartén.

Dejamos que se cocine durante otros cinco minutos y agregamos el vino. Subimos el fuego durante un minuto para que se evapore el alcohol.

4

Por último, vertemos la pastilla de caldo de carne espolvoreada, el caldo de pollo y la harina. Removemos bien y dejamos que se cocine todo junto a fuego medio - bajo hasta que la salsa reduzca y se quede espesa como la de la imagen.

Corrige el punto de sal y sírvela en un salsero para aderezar cualquier plato de carne.

Salsa castellana

Deja una respuesta