Queso frito rebozado

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags
DificultadBásicoTiempo preparación15 minsTiempo cocinado10 minsTiempo total25 mins

Receta de Queso frito rebozado

Nuestro chef

Uno de los mejores entrantes que puedan existir en el mundo para los amantes del queso es el del queso rebozado frito.

Una elaboración no apta para personas a dieta que destaca por untuosidad, su textura y, claro está, su sabor, pudiendo este variar notablemente en función del queso que se escoja.

Y es que es posible rebozar y freír desde mozzarella hasta queso manchego como vamos a hacer en la propuesta que os traemos hoy y que, si eres un amante del queso, disfrutarás como pocas.

Así que sin más dilación veamos cómo preparar un estupendo plato de queso rebozado frito casero para cuatro personas.

Ingredientes

 400 g queso manchego(o que el más te guste)
 100 g harina de trigo
 1 huevo
 ½ cucharadita sal
 100 g pan rallado
 300 ml aceite de oliva

Cómo hacer Queso frito rebozado

1

Empezamos buscando tres boles: en uno colocaremos 100 g de harina de trigo, en otro el huevo y en otro 100 g de pan rallado. Batimos el huevo.

2

Llega el momento de pasar cada uno de los triángulos de queso manchego o que hayamos seleccionado para esta receta, primero por la harina, luego por el huevo y finalmente por el pan rallado. Repetimos para conseguir un rebozado doble consistente y bien crujiente.

3

Una vez todas las lonchas rebozadas, las ponemos en un plato, las cubrimos con film y las metemos en la nevera durante al menos media hora.

4

Pasado ese tiempo, buscamos una sartén grande y profunda y echamos en ella los 300 mililitros de aceite de oliva. Subimos el fuego y echamos una miga de pan. En cuanto esta empiece a bailar, echamos las dos primeras piezas de queso rebozado. Con 10 segundos por cada lado, aproximadamente, conseguiremos que quede dorado y crujiente.

5

Según los vayamos teniendo los ponemos sobre papel absorbente y, una vez secos, los colocamos en una fuente acompañados por una mermelada de frutos rojos, una salsa agria o cualquier aderezo que os guste. La tapa de queso rebozado frito casero está lista.

Ingredientes

 400 g queso manchego(o que el más te guste)
 100 g harina de trigo
 1 huevo
 ½ cucharadita sal
 100 g pan rallado
 300 ml aceite de oliva

Pasos

1

Empezamos buscando tres boles: en uno colocaremos 100 g de harina de trigo, en otro el huevo y en otro 100 g de pan rallado. Batimos el huevo.

2

Llega el momento de pasar cada uno de los triángulos de queso manchego o que hayamos seleccionado para esta receta, primero por la harina, luego por el huevo y finalmente por el pan rallado. Repetimos para conseguir un rebozado doble consistente y bien crujiente.

3

Una vez todas las lonchas rebozadas, las ponemos en un plato, las cubrimos con film y las metemos en la nevera durante al menos media hora.

4

Pasado ese tiempo, buscamos una sartén grande y profunda y echamos en ella los 300 mililitros de aceite de oliva. Subimos el fuego y echamos una miga de pan. En cuanto esta empiece a bailar, echamos las dos primeras piezas de queso rebozado. Con 10 segundos por cada lado, aproximadamente, conseguiremos que quede dorado y crujiente.

5

Según los vayamos teniendo los ponemos sobre papel absorbente y, una vez secos, los colocamos en una fuente acompañados por una mermelada de frutos rojos, una salsa agria o cualquier aderezo que os guste. La tapa de queso rebozado frito casero está lista.

Queso frito rebozado

Deja una respuesta