Potaje de vigilia

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags
DificultadBásicoTiempo preparación20 minsTiempo cocinado30 minsTiempo total50 mins

Receta de Potaje de vigilia

Nuestro chef

Uno de los últimos platos de cuchara de temporada tradicionales de nuestro país es el conocido como potaje de vigilia.

Un plato de cuchara que tiene al bacalao y a los garbanzos como grandes protagonistas y que se suele cocinar durante la Cuaresma y la Semana Santa.

Es, pues, ideal para disfrutarse a golpe de cucharadas los días que, según los preceptos católicos, los creyentes no deben toma carne.

Además de sabroso y contundente, el potaje de vigilia es un plato tremendamente sencillo de hacer. Así que si tienes bacalao, garbanzos, espinacas y huevo duro y dispones de poco más de tres cuartos de hora para cocinar, no lo dudes y sigue nuestra receta tradicional del potaje de vigilia casero.

Ingredientes

 200 g bacalao desalado
 1 bote de garbanzos cocidos
 1 chorro de tomate frito
 ½ cebolla
 2 huevos
 100 g espinacas
 50 g gambitas peladas pequeñas(opcional)
 500 ml caldo de pescado
 sal
 aceite de oliva virgen extra
Para el majado
 2 rebanadas de pan duro
 2 ajos
 1 cucharada pimentón
 perejil
 aceite

Cómo hacer Potaje de vigilia

1

Empezamos pelando, cortando la cebolla bien pequeñita y poniéndola a pochar con un poco de aceite durante cinco minutos en una sartén a fuego medio.

2

En cuanto veamos que la cebolla cambia de color y está pochada será el momento de echar las gambitas pequeñas peladas, aunque esto es algo opcional, ya que los protagonistas del plato son el bacalao y los garbanzos.

3

En cuanto lleguen sofriéndose dos o tres minutitos las gambas, agregaremos el chorrito de tomate frito y reservamos.

4

Es el momento de preparar el majado. Para ello buscaremos un recipiente en el que echar las rebanadas de pan y el perejil picado. Lo trituramos todo bien.

5

Buscamos una sartén, echamos un chorrito de aceite y la llevamos al fuego con fuerza medio - alta. Agregamos el ajo picado y una cucharada pequeña de pimentón, removemos durante 10 o 15 segundos y retiramos del fuego.

Echamos el ajo picado con pimentón al bol, trituramos todo bien y reservamos.

6

A continuación buscamos una olla grande y vertemos en ella los garbanzos cocidos que habremos lavados previamente, el bacalao y las espinacas. Lo cubrimos de caldo de pescado para que quede más sabroso o de agua y lo ponemos a fuego medio - alto.

7

Por último, vertemos el majado que estaba reservado y el laurel y dejamos que se cocine todo junto durante media hora. Durante ese tiempo ponemos a cocer dos huevos que pelaremos, cortaremos y echaremos en el plato antes de servirlo.

Ingredientes

 200 g bacalao desalado
 1 bote de garbanzos cocidos
 1 chorro de tomate frito
 ½ cebolla
 2 huevos
 100 g espinacas
 50 g gambitas peladas pequeñas(opcional)
 500 ml caldo de pescado
 sal
 aceite de oliva virgen extra
Para el majado
 2 rebanadas de pan duro
 2 ajos
 1 cucharada pimentón
 perejil
 aceite

Pasos

1

Empezamos pelando, cortando la cebolla bien pequeñita y poniéndola a pochar con un poco de aceite durante cinco minutos en una sartén a fuego medio.

2

En cuanto veamos que la cebolla cambia de color y está pochada será el momento de echar las gambitas pequeñas peladas, aunque esto es algo opcional, ya que los protagonistas del plato son el bacalao y los garbanzos.

3

En cuanto lleguen sofriéndose dos o tres minutitos las gambas, agregaremos el chorrito de tomate frito y reservamos.

4

Es el momento de preparar el majado. Para ello buscaremos un recipiente en el que echar las rebanadas de pan y el perejil picado. Lo trituramos todo bien.

5

Buscamos una sartén, echamos un chorrito de aceite y la llevamos al fuego con fuerza medio - alta. Agregamos el ajo picado y una cucharada pequeña de pimentón, removemos durante 10 o 15 segundos y retiramos del fuego.

Echamos el ajo picado con pimentón al bol, trituramos todo bien y reservamos.

6

A continuación buscamos una olla grande y vertemos en ella los garbanzos cocidos que habremos lavados previamente, el bacalao y las espinacas. Lo cubrimos de caldo de pescado para que quede más sabroso o de agua y lo ponemos a fuego medio - alto.

7

Por último, vertemos el majado que estaba reservado y el laurel y dejamos que se cocine todo junto durante media hora. Durante ese tiempo ponemos a cocer dos huevos que pelaremos, cortaremos y echaremos en el plato antes de servirlo.

Potaje de vigilia

Deja una respuesta