Pesto rojo

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadBásicoTiempo total15 mins

Receta de Pesto rojo

Nuestro chef

Si eres un amante de la cocina italiana en general y de la pasta en particular seguro que conoces la famosa salsa siciliana pesto.

Un aderezo maravilloso para pastas, pizzas y ensaladas que tiene una variante no menos deliciosa y algo más colorada llamada pesto rosso o, en español, pesto rojo.

Una suerte de crema que se elabora a base de tomates secos, piñones, ajo, albahaca, queso parmesano y aceite de oliva que, como su hermana, verde, es fresca, aromática y potente.

Una elaboración que apenas tardarás en tener lista un cuarto de hora y de la que te traemos la receta tradicional siciliana a continuación. El resultado, habla por sí solo.

Ingredientes

 12 tomates secos en aceite de oliva
 60 g aceite de oliva virgen extra
 15 g piñones
 1 diente de ajo
 2 g albahaca fresca
 15 g queso parmesano
 1 pizca azúcar
 2 pizcas sal
 guindilla(al gusto)
 jugo de limón(al gusto)

Cómo hacer Pesto rojo

1

Empezamos sacando los tomates secos del recipiente donde han estado a remojo en aceite de oliva y, en el caso de que tengan, retirándoles las semillas.

Si no encuentras tomates secos en aceite, pon unos tomates secos a hidratarse en agua durante al menos un día y, después, escúrrelos, déjalos en aceite otro día y, al siguiente, retoma la receta.

2

Busca una picadora, batidora o robot de cocina y echa los tomates, los piñones, el ajo pelado y cortado, las hojas de albahaca, las gotas de zumo de limón, la guindilla, el azúcar y la sal.

Empieza poniendo únicamente la mitad del aceite propuesto en la receta y, después de triturar, ve agregando más hasta que obtengas la densidad que más te guste.

3

Por último, agrégale el parmesano rallado, mézclalo todo bien, agrega más aceite si ves que está muy mazacota y métela en el frigorífico una hora antes de utilizarla.

4

Échasela a tu pasta, tu pizza o tu ensalada y disfrútala. La que te sobre podrás almacenarla en el frigorífico sin problemas durante alrededor de una semana.

Ingredientes

 12 tomates secos en aceite de oliva
 60 g aceite de oliva virgen extra
 15 g piñones
 1 diente de ajo
 2 g albahaca fresca
 15 g queso parmesano
 1 pizca azúcar
 2 pizcas sal
 guindilla(al gusto)
 jugo de limón(al gusto)

Pasos

1

Empezamos sacando los tomates secos del recipiente donde han estado a remojo en aceite de oliva y, en el caso de que tengan, retirándoles las semillas.

Si no encuentras tomates secos en aceite, pon unos tomates secos a hidratarse en agua durante al menos un día y, después, escúrrelos, déjalos en aceite otro día y, al siguiente, retoma la receta.

2

Busca una picadora, batidora o robot de cocina y echa los tomates, los piñones, el ajo pelado y cortado, las hojas de albahaca, las gotas de zumo de limón, la guindilla, el azúcar y la sal.

Empieza poniendo únicamente la mitad del aceite propuesto en la receta y, después de triturar, ve agregando más hasta que obtengas la densidad que más te guste.

3

Por último, agrégale el parmesano rallado, mézclalo todo bien, agrega más aceite si ves que está muy mazacota y métela en el frigorífico una hora antes de utilizarla.

4

Échasela a tu pasta, tu pizza o tu ensalada y disfrútala. La que te sobre podrás almacenarla en el frigorífico sin problemas durante alrededor de una semana.

Pesto rojo

Deja una respuesta