Pelotas de fraile rellenas

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadMedioTiempo preparación30 minsTiempo cocinado30 minsTiempo total1 hr

Receta de Pelotas de fraile rellenas

Nuestro chef

Mucho antes de que los donuts se hicieran famosos y se convirtieran en la bollería preferida de millones de niños de todo el mundo, en España ya se horneaban pelotas de Fraile o pilotas de frare, como se conocen en Castellón, tierra originaria de este receta.

Unos bollos rellenos de crema pastelera que se rebozan en azúcar y que se cocinan en el horno para dar como resultado unas bolas tostadas por fuera y cremosas por dentro que son simplemente deliciosas.

Así que tanto si las has probado y quieres aprender a hacerlas como si eres un amante de las berlinas o de la bollería casera te interesa conocer cómo hacer unas estupendas bolas de fraile caseras.

Una tarea en la que vamos a ayudarte ofreciéndote la receta tradicional de las pilotas de frare caseras para que puedas hacerlas en casa cuando te venga en gana.

Ingredientes

Para la masa
 180 g leche
 60 g agua
 60 g aceite(y un poquito extra para ayudar a hacer las bolas)
 60 g azúcar
 25 g levadura química
 350 g harina de fuerza (y un poquito extra para espolvorear las bolas)
 1 pizca sal
 500 g aceite(para freír)
 harina
Para la crema pastelera
 500 g leche
 100 g azúcar
 30 g harina
 30 g maicena
 3 huevos
 1 cucharada vainilla líquida

Cómo hacer Pelotas de fraile rellenas

Crema pastelera
1

Buscamos el vaso del robot de cocina (si no deberás batir a mano) y echamos en él el azúcar, la leche, la harina, la maicena, los huevos y la vainilla. Lo ponemos a 90 grados y lo dejamos trabajar durante ocho minutos.

2

En cuanto pase el tiempo lo reservamos en un recipiente hondo cubierto con film transparente pegado a la crema para evitar que le salga una costra. Si lo prefieres también puedes meterlo en una manga pastelera.

Masa
3

En el mismo vaso en el que hemos hecho la crema pastelera echamos la leche, el agua, el aceite, el azúcar y la levadura. Lo ponemos a 37-38 grados durante un minuto. Será entonces cuando agreguemos la harina y la sal. Mezclamos durante 10 segundos a velocidad cuatro y amasamos durante un par de minutos.

4

Ayudándonos con una espátula, sacamos la masa del vaso y la vertemos sobre una lámina de papel de hornear. Nos untamos las manos en aceite y nos ponemos a hacer bolas del tamaño de una pelota de golf.

5

Según las vayamos teniendo las vamos colocando sobre un paño o papel de horno. Una vez colocadas les espolvoreamos harina y dejamos que reposen hasta que doblen su volumen, lo que sucederá tras 25-30 minutos de espera.

6

Freímos las bolas de masa por todos los lados en una cazuela con abundante aceite. Cuando empiecen a dorarse las colocamos sobre papel absorbente y, cuando estén secas, las rebozamos en azúcar.

7

Por último, abrimos las pelotas, las rellenamos con la crema pastelera que teníamos reservada y las colocamos en una fuente para disfrutar, o bien solas, o bien acompañadas de leche, café o chocolate.

Ingredientes

Para la masa
 180 g leche
 60 g agua
 60 g aceite(y un poquito extra para ayudar a hacer las bolas)
 60 g azúcar
 25 g levadura química
 350 g harina de fuerza (y un poquito extra para espolvorear las bolas)
 1 pizca sal
 500 g aceite(para freír)
 harina
Para la crema pastelera
 500 g leche
 100 g azúcar
 30 g harina
 30 g maicena
 3 huevos
 1 cucharada vainilla líquida

Pasos

Crema pastelera
1

Buscamos el vaso del robot de cocina (si no deberás batir a mano) y echamos en él el azúcar, la leche, la harina, la maicena, los huevos y la vainilla. Lo ponemos a 90 grados y lo dejamos trabajar durante ocho minutos.

2

En cuanto pase el tiempo lo reservamos en un recipiente hondo cubierto con film transparente pegado a la crema para evitar que le salga una costra. Si lo prefieres también puedes meterlo en una manga pastelera.

Masa
3

En el mismo vaso en el que hemos hecho la crema pastelera echamos la leche, el agua, el aceite, el azúcar y la levadura. Lo ponemos a 37-38 grados durante un minuto. Será entonces cuando agreguemos la harina y la sal. Mezclamos durante 10 segundos a velocidad cuatro y amasamos durante un par de minutos.

4

Ayudándonos con una espátula, sacamos la masa del vaso y la vertemos sobre una lámina de papel de hornear. Nos untamos las manos en aceite y nos ponemos a hacer bolas del tamaño de una pelota de golf.

5

Según las vayamos teniendo las vamos colocando sobre un paño o papel de horno. Una vez colocadas les espolvoreamos harina y dejamos que reposen hasta que doblen su volumen, lo que sucederá tras 25-30 minutos de espera.

6

Freímos las bolas de masa por todos los lados en una cazuela con abundante aceite. Cuando empiecen a dorarse las colocamos sobre papel absorbente y, cuando estén secas, las rebozamos en azúcar.

7

Por último, abrimos las pelotas, las rellenamos con la crema pastelera que teníamos reservada y las colocamos en una fuente para disfrutar, o bien solas, o bien acompañadas de leche, café o chocolate.

Pelotas de fraile rellenas

Deja una respuesta