Merengue francés

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadBásicoTiempo total15 mins

Receta de Merengue francés

Nuestro chef

Tal y como suelen decir los reposteros, un buen merengue puede convertir cualquier elaboración dulce básica en una auténtica delicia.

Algo en lo que también creemos en Divino Paladar, donde ya os contamos hace poco tiempo cómo hacer un estupendo merengue suizo casero y donde hoy os traemos la receta más fácil de merengue que existe: la del merengue francés.

Una elaboración que apenas cuenta con tres ingredientes y que puedes realizar tanto a mano como ayudándote de un robot de cocina.

La clave, una vez más, está en seguir bien los pasos y en, quizás, hacerla un par de veces hasta pillarle el punto, porque en cuanto lo pilles, habrás alcanzado otro nivel como pastelero. Palabra de goloso.

Ingredientes

 4 claras de huevos
 200 g azúcar
 1 pizca sal

Cómo hacer Merengue francés

1

Empezamos buscando un bol o una ensaladera honda para batir las claras y la sal a velocidad media. Si tienes un robot de cocina te será facilísimo medirlo, si lo haces a mano, bate con ritmo, pero no a tu máximo.

2

En cuanto veas que va tomando forma y aparece espuma, sin dejar de batir, le echas el azúcar poco a poco. Seguimos batiendo hasta que las claras se hayan integrado por completo y la mezcla esté tan firme que, al darle la vuelta al bol, la mezcla no caiga.

3

Se trata de ir batiendo a buen ritmo, ni demasiado rápido ni demasiado lento, e ir dándole hasta que veamos que va cambiando la textura y obtenemos un merengue perfecto como el de la imagen.

4

En cuanto lo tengas, reserva lo que vayas a utilizar para la elaboración y el resto guárdalo en un recipiente para nevera. Allí te aguantará perfectamente durante cinco o seis días.

Ingredientes

 4 claras de huevos
 200 g azúcar
 1 pizca sal

Pasos

1

Empezamos buscando un bol o una ensaladera honda para batir las claras y la sal a velocidad media. Si tienes un robot de cocina te será facilísimo medirlo, si lo haces a mano, bate con ritmo, pero no a tu máximo.

2

En cuanto veas que va tomando forma y aparece espuma, sin dejar de batir, le echas el azúcar poco a poco. Seguimos batiendo hasta que las claras se hayan integrado por completo y la mezcla esté tan firme que, al darle la vuelta al bol, la mezcla no caiga.

3

Se trata de ir batiendo a buen ritmo, ni demasiado rápido ni demasiado lento, e ir dándole hasta que veamos que va cambiando la textura y obtenemos un merengue perfecto como el de la imagen.

4

En cuanto lo tengas, reserva lo que vayas a utilizar para la elaboración y el resto guárdalo en un recipiente para nevera. Allí te aguantará perfectamente durante cinco o seis días.

Merengue francés

Deja una respuesta