Mantequilla casera

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadBásicoTiempo preparación25 mins

Receta de Mantequilla casera

Nuestro chef

Casero todo es mucho más sano, nutritivo y, sobre todo, tiene mucho más sabor. Es por eso que en Divino Paladar nos gusta aprender a hacer en casa hasta el aderezo más básico.

Un buen ejemplo de ello es la mantequilla. Un elemento indispensable en la gastronomía mundial y que, además de comprarse en el súper, se puede hacer en casa con muy pocos ingredientes y muy poco tiempo.

Para muestra la receta de mantequilla casera que os traemos hoy y que cualquier persona puede seguir, independientemente del nivel de cocina que tenga.

Así que si quieres disfrutar de una mantequilla casera repleta de sabor con la que aderezar tostadas o cocinar tus platos del día a día, sigue leyendo.

Ingredientes

 500 g nata líquida para montar
 15 g sal
 200 ml agua

Cómo hacer Mantequilla casera

1

Empezamos buscando un bol y echando en él la nata para montar. Batimos empezando lento y subiendo el ritmo poco a poco. A los 10 minutos, aproximadamente, paramos y reservamos.

2

Será entonces cuando tomemos unas paletas de madera y empecemos a aplastarla y removerla hasta conseguir sacarle todo el suero que tenga en su interior. Es también el momento de rectificar el sabor con la sal. Volvemos a remover, en este caso hasta que tengamos una mantequilla espesa, untuosa y suave.

3

A continuación lavamos la mantequilla con agua fría y repetimos el mismo proceso de aplastado y removido hasta obtener una crema bien espesa.

4

Cuando la tengamos lista, la metemos en un recipiente y la ponemos en el congelador durante 45 minutos. Pasado ese tiempo tendrás tu mantequilla casera lista para usar.

Ingredientes

 500 g nata líquida para montar
 15 g sal
 200 ml agua

Pasos

1

Empezamos buscando un bol y echando en él la nata para montar. Batimos empezando lento y subiendo el ritmo poco a poco. A los 10 minutos, aproximadamente, paramos y reservamos.

2

Será entonces cuando tomemos unas paletas de madera y empecemos a aplastarla y removerla hasta conseguir sacarle todo el suero que tenga en su interior. Es también el momento de rectificar el sabor con la sal. Volvemos a remover, en este caso hasta que tengamos una mantequilla espesa, untuosa y suave.

3

A continuación lavamos la mantequilla con agua fría y repetimos el mismo proceso de aplastado y removido hasta obtener una crema bien espesa.

4

Cuando la tengamos lista, la metemos en un recipiente y la ponemos en el congelador durante 45 minutos. Pasado ese tiempo tendrás tu mantequilla casera lista para usar.

Mantequilla casera

Deja una respuesta