Leche frita casera tradicional

Leche frita casera presentada con leche condensada y cerezas de decoración
CategoríaCocinaMétodo de cocción
DificultadBásicoTiempo preparación20 minsTiempo cocinado25 minsTiempo total45 mins

Receta de leche frita casera

Nuestro chef

La leche frita es un postre tradicional de la gastronomía española que tiene una historia interesante y una evolución a lo largo del tiempo.

Su origen se remonta a la Edad Media, aunque no existe un consenso claro sobre su lugar exacto de origen. Algunos historiadores sugieren que pudo haber surgido en conventos de monjas en la región de Asturias, mientras que otros lo relacionan con la cocina árabe en la península ibérica.

Durante la Edad Media, la leche frita era conocida como "leche dorada" y se elaboraba con ingredientes básicos como leche, azúcar y harina. La receta original consistía en hervir la leche con azúcar y especias, luego espesarla con harina y dejarla enfriar para que adquiriera consistencia. Posteriormente, se cortaba en trozos, se rebozaba en huevo y se freía en aceite caliente hasta que quedaba dorada por fuera y cremosa por dentro.

Inicialmente, la leche frita era un postre consumido principalmente por la nobleza y la clase alta debido a la dificultad de acceso a los ingredientes y a los costosos procesos de elaboración. Sin embargo, con el tiempo se popularizó y se convirtió en un postre casero muy apreciado en toda España, especialmente durante celebraciones y festividades religiosas.

Hoy en día, la leche frita se ha convertido en un plato emblemático de la cocina española y se disfruta en todo el país, tanto en versiones tradicionales como en reinterpretaciones modernas que incorporan nuevos ingredientes y técnicas de preparación. Es un postre versátil que sigue siendo muy apreciado por su sabor dulce y su textura cremosa, y forma parte de la rica tradición culinaria de España.

Su valor nutricional puede variar según la receta específica y los ingredientes utilizados en su preparación. Sin embargo, generalmente contiene los siguientes componentes principales:

Leche: La leche es la base principal de la leche frita y proporciona una buena cantidad de proteínas, calcio y otros nutrientes esenciales para la salud ósea y muscular.

Harina: La harina se utiliza para espesar la mezcla de leche y crear una textura firme para la leche frita. Aporta carbohidratos complejos que proporcionan energía al cuerpo.

Huevos: Los huevos se utilizan para ligar la mezcla de leche y harina, además de proporcionar proteínas y grasas saludables.

Azúcar: El azúcar se agrega para endulzar la leche frita y aumentar su sabor. Sin embargo, el consumo excesivo de azúcar puede contribuir a problemas de salud como la obesidad y la diabetes, por lo que se debe consumir con moderación.

Canela y ralladura de limón: Estos ingredientes se utilizan para aromatizar la leche frita y agregar sabor. La canela puede tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

En términos generales, la leche frita es un postre rico en calorías, carbohidratos y grasas debido a la presencia de ingredientes como la leche, la harina, los huevos y el azúcar. Por lo tanto, se recomienda disfrutarla con moderación como parte de una dieta equilibrada y variada. Aquellos que estén siguiendo una dieta baja en calorías, baja en carbohidratos o baja en grasas pueden querer limitar su consumo de leche frita o buscar versiones más saludables que utilicen ingredientes alternativos.

Ingredientes

 1 l leche entera
 200 g azúcar
 100 g harina de trigo
 4 huevos
 Canela en polvo
 Aceite de oliva suave para freír
 Azúcar glass para decorar(opcional)

Cómo hacer Leche frita casera tradicional

1

En una cacerola grande, calienta la leche junto con la canela en polvo a fuego medio hasta que esté caliente pero sin hervir. Retira la canela y reserva la leche caliente.

Leche vertiéndose

2

En un bol aparte, mezcla el azúcar y la harina.

Azúcar y harina en un bol cada una respectivamente

3

Agrega los huevos a la mezcla de azúcar y harina y bate bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadir huevos de uno en uno

4

Vierte la leche caliente poco a poco sobre la mezcla de huevos, azúcar y harina, batiendo constantemente para evitar grumos.

Leche caliente vertiéndose sobre la mezcla

5

Vuelve a verter la mezcla en la cacerola y cocina a fuego medio-bajo, revolviendo constantemente con una cuchara de madera, hasta que espese y tenga una consistencia similar a la crema pastelera. Esto puede llevar unos 10-15 minutos.

Chef removiendo olla con cuchara de madera

6

Vierte la mezcla en una bandeja o recipiente poco profundo previamente engrasado y deja enfriar a temperatura ambiente. Luego, refrigera durante al menos 2 horas o hasta que esté completamente fría y firme.

Una vez que la mezcla de leche esté fría y firme, córtala en porciones del tamaño deseado (rectángulos o cuadrados).

Guardar en la nevera la masa

7

Calienta abundante aceite de oliva suave en una sartén a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté caliente, fríe las porciones de leche frita hasta que estén doradas y crujientes por ambos lados, aproximadamente 1-2 minutos por lado.

Retira las porciones de leche frita de la sartén y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Sartén aceite caliente

8

Espolvorea azúcar glass sobre las porciones de leche frita antes de servir, si lo deseas. También puedes acompañarlo con leche condensada y cerezas para una espectacular presentación.

¡Y listo! Disfruta de esta deliciosa y tradicional leche frita como postre o merienda.

Leche frita casera presentada con leche condensada y cerezas de decoración vista desde arriba

Ingredientes

 1 l leche entera
 200 g azúcar
 100 g harina de trigo
 4 huevos
 Canela en polvo
 Aceite de oliva suave para freír
 Azúcar glass para decorar(opcional)

Pasos

1

En una cacerola grande, calienta la leche junto con la canela en polvo a fuego medio hasta que esté caliente pero sin hervir. Retira la canela y reserva la leche caliente.

Leche vertiéndose

2

En un bol aparte, mezcla el azúcar y la harina.

Azúcar y harina en un bol cada una respectivamente

3

Agrega los huevos a la mezcla de azúcar y harina y bate bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadir huevos de uno en uno

4

Vierte la leche caliente poco a poco sobre la mezcla de huevos, azúcar y harina, batiendo constantemente para evitar grumos.

Leche caliente vertiéndose sobre la mezcla

5

Vuelve a verter la mezcla en la cacerola y cocina a fuego medio-bajo, revolviendo constantemente con una cuchara de madera, hasta que espese y tenga una consistencia similar a la crema pastelera. Esto puede llevar unos 10-15 minutos.

Chef removiendo olla con cuchara de madera

6

Vierte la mezcla en una bandeja o recipiente poco profundo previamente engrasado y deja enfriar a temperatura ambiente. Luego, refrigera durante al menos 2 horas o hasta que esté completamente fría y firme.

Una vez que la mezcla de leche esté fría y firme, córtala en porciones del tamaño deseado (rectángulos o cuadrados).

Guardar en la nevera la masa

7

Calienta abundante aceite de oliva suave en una sartén a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté caliente, fríe las porciones de leche frita hasta que estén doradas y crujientes por ambos lados, aproximadamente 1-2 minutos por lado.

Retira las porciones de leche frita de la sartén y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Sartén aceite caliente

8

Espolvorea azúcar glass sobre las porciones de leche frita antes de servir, si lo deseas. También puedes acompañarlo con leche condensada y cerezas para una espectacular presentación.

¡Y listo! Disfruta de esta deliciosa y tradicional leche frita como postre o merienda.

Leche frita casera presentada con leche condensada y cerezas de decoración vista desde arriba

Leche frita casera tradicional

Deja una respuesta