Leche de avena casera

CategoríaCocinaMétodo de cocción
DificultadBásicoTiempo preparación45 mins

Receta de Leche de avena casera

Nuestro chef

La leche de avena ha ganado popularidad en los últimos años como una alternativa saludable y sostenible a la leche de origen animal. Este sustituto lácteo se ha convertido en una opción preferida para veganos, personas con intolerancia a la lactosa y aquellos que buscan reducir su huella de carbono. Su textura cremosa y su sabor ligeramente dulce la hacen versátil para una variedad de usos, desde el café y los batidos hasta la cocina y la repostería.

Rica en fibra, vitaminas y minerales, la leche de avena ofrece beneficios nutricionales que incluyen la mejora de la salud del corazón y la regulación del azúcar en sangre. Además, la avena es un cultivo que requiere menos agua y pesticidas en comparación con otros ingredientes para leches vegetales, como las almendras, lo que la convierte en una opción más sostenible desde el punto de vista medioambiental.

Se vende en diferentes modalidades, sin azúcar, enriquecidas con calcio o con sabores añadidos como vainilla y chocolate. Nosotros os traemos la mejor receta de la leche de avena casera. Una leche vegana de lo más nutritiva.

Ingredientes

 1 taza copos de avena
 4 tazas agua filtrada
 1 pizca sal
 1 cucharadita de esencia de vainilla o 1-2 dátiles para endulzar(opcional)

Cómo hacer Leche de avena casera

1

Lava los copos de avena bajo agua fría para eliminar el exceso de almidón. Escúrrelos bien.

2

Coloca la avena lavada en un recipiente y añade agua suficiente para cubrirla. Deja reposar durante 30 minutos.

Agua

3

Escurre la avena y colócala en una licuadora. Añade las 4 tazas de agua filtrada y la pizca de sal. Si deseas, añade la esencia de vainilla o los dátiles.

Sal de mesa

4

Licúa a alta velocidad durante 30-40 segundos hasta que la mezcla se vea homogénea. Pasado ese tiempo, busca un colador de tela o una bolsa para leches vegetales para colar la mezcla en un recipiente grande. Presiona o exprime bien para extraer todo el líquido.

5

Transfiere la leche de avena a una botella de vidrio con tapa hermética. Guarda en el refrigerador.

leche casera

6

La leche de avena puede separarse después de un tiempo, así que asegúrate de agitarla bien antes de usar.

Ingredientes

 1 taza copos de avena
 4 tazas agua filtrada
 1 pizca sal
 1 cucharadita de esencia de vainilla o 1-2 dátiles para endulzar(opcional)

Pasos

1

Lava los copos de avena bajo agua fría para eliminar el exceso de almidón. Escúrrelos bien.

2

Coloca la avena lavada en un recipiente y añade agua suficiente para cubrirla. Deja reposar durante 30 minutos.

Agua

3

Escurre la avena y colócala en una licuadora. Añade las 4 tazas de agua filtrada y la pizca de sal. Si deseas, añade la esencia de vainilla o los dátiles.

Sal de mesa

4

Licúa a alta velocidad durante 30-40 segundos hasta que la mezcla se vea homogénea. Pasado ese tiempo, busca un colador de tela o una bolsa para leches vegetales para colar la mezcla en un recipiente grande. Presiona o exprime bien para extraer todo el líquido.

5

Transfiere la leche de avena a una botella de vidrio con tapa hermética. Guarda en el refrigerador.

leche casera

6

La leche de avena puede separarse después de un tiempo, así que asegúrate de agitarla bien antes de usar.

Leche de avena casera

Deja una respuesta