Lasaña fría sin horno

DificultadBásicoTiempo preparación30 minsTiempo cocinado20 minsTiempo total50 mins

Receta de Lasaña fría sin horno

Nuestro chef

Sí. De igual forma que es posible disfrutar de unas espirales o unas pajaritas de pasta en frío es posible disfrutar de una lasaña en frío.

Para ello basta con saber cómo combinar las láminas de lasaña para sacarle el máximo partido en busca de un entrante o un principal sabroso y refrescante.

Por suerte, en Divino Paladar os traemos la mejor receta de la lasaña fría. Una receta que no requiere de horno y que encantará a los amantes de la ensaladilla rusa.

Así que si tienes una hora y ganas de ampliar tu recetario con la receta de la lasaña fría sin horno, te pierdas el paso a paso que te indicamos a continuación.

Ingredientes

 1 paquete de placas de lasaña precocidas
 12 palitos de cangrejo
 200 g gambas cocidas y peladas
 25 aceitunas rellenas de anchoa
 80 g maíz dulce cocido
 2 huevos cocidos
 4 espárragos blancos cocidos
 100 g salmón ahumado
 hojas de lechuga
 6 cucharada mayonesa
 4 cucharada queso crema
 aceite de oliva virgen extra
 sal

Cómo hacer Lasaña fría sin horno

1

Buscamos una olla o cazuela grande, la llenamos hasta la mitad de agua y la ponemos en el fuego con un poquito de sal. En cuanto rompa en ebullición echamos un chorrito de aceite y colocamos las placas de nuestra lasaña, una a una.

Removemos cada poco durante el tiempo de cocción que indique en el paquete el fabricante, lo que será entre 25 y 30 minutos.

2

Mientras esperamos aprovechamos para lavar las hojas de lechuga. Las secamos bien con papel de cocina y las picamos. Una vez picadas las reservamos.

Aprovechamos también para trocear los palitos de cangrejo y agregarlos al recipiente donde está la lechuga.

Hacemos lo propio con las gambas cocidas, que trocearemos del mismo tamaño que el cangrejo antes de sumarlas al recipiente con la lechuga y el surimi.

3

Cocemos los huevos y rallamos uno de ellos o lo cortamos a trocitos pequeños, hacemos lo mismo con las aceitunas rellenas y los sumamos al bol en el que tenemos el resto de ingredientes. A este le sumamos, por último, el maíz dulce bien lavado y escurrido.

4

Mezclamos todos estos ingredientes con la mayonesa y queso crema, reservando una cucharada de queso para el final. Metemos el relleno de nuestra lasaña fría en la nevera durante no menso de dos horas.

5

Durante ese tiempo troceamos los espárragos y los reservamos en un plato con papel absorbente y hacemos lo mismo con el salmón, que reservaremos en el mismo plato.

esparrago

6

Es el momento de escurrir las placas de lasaña y de colocarlas sobre una bandeja ligeramente humedecida con aceite de oliva.

Ponemos la primera placa y, sobre esta, una primera base del relleno ya enfriado. Así hasta tener cuatro o cinco pisos.

Cada vez que coloquemos una nueva placa de pasta la deshumedeceremos con el paño para, posteriormente, colocar el relleno. De esta forma evitaremos que nos rompan al manipularlas.

7

Por último, rallamos con un rallador fino el huevo que teníamos reservado y decoramos con un poco de cebollino o unos tomates cherri. La metemos en la nevera hasta que vayamos a degustarla y, la que nos sobre, la guardamos para disfrutarla al día siguiente.

Ingredientes

 1 paquete de placas de lasaña precocidas
 12 palitos de cangrejo
 200 g gambas cocidas y peladas
 25 aceitunas rellenas de anchoa
 80 g maíz dulce cocido
 2 huevos cocidos
 4 espárragos blancos cocidos
 100 g salmón ahumado
 hojas de lechuga
 6 cucharada mayonesa
 4 cucharada queso crema
 aceite de oliva virgen extra
 sal

Pasos

1

Buscamos una olla o cazuela grande, la llenamos hasta la mitad de agua y la ponemos en el fuego con un poquito de sal. En cuanto rompa en ebullición echamos un chorrito de aceite y colocamos las placas de nuestra lasaña, una a una.

Removemos cada poco durante el tiempo de cocción que indique en el paquete el fabricante, lo que será entre 25 y 30 minutos.

2

Mientras esperamos aprovechamos para lavar las hojas de lechuga. Las secamos bien con papel de cocina y las picamos. Una vez picadas las reservamos.

Aprovechamos también para trocear los palitos de cangrejo y agregarlos al recipiente donde está la lechuga.

Hacemos lo propio con las gambas cocidas, que trocearemos del mismo tamaño que el cangrejo antes de sumarlas al recipiente con la lechuga y el surimi.

3

Cocemos los huevos y rallamos uno de ellos o lo cortamos a trocitos pequeños, hacemos lo mismo con las aceitunas rellenas y los sumamos al bol en el que tenemos el resto de ingredientes. A este le sumamos, por último, el maíz dulce bien lavado y escurrido.

4

Mezclamos todos estos ingredientes con la mayonesa y queso crema, reservando una cucharada de queso para el final. Metemos el relleno de nuestra lasaña fría en la nevera durante no menso de dos horas.

5

Durante ese tiempo troceamos los espárragos y los reservamos en un plato con papel absorbente y hacemos lo mismo con el salmón, que reservaremos en el mismo plato.

esparrago

6

Es el momento de escurrir las placas de lasaña y de colocarlas sobre una bandeja ligeramente humedecida con aceite de oliva.

Ponemos la primera placa y, sobre esta, una primera base del relleno ya enfriado. Así hasta tener cuatro o cinco pisos.

Cada vez que coloquemos una nueva placa de pasta la deshumedeceremos con el paño para, posteriormente, colocar el relleno. De esta forma evitaremos que nos rompan al manipularlas.

7

Por último, rallamos con un rallador fino el huevo que teníamos reservado y decoramos con un poco de cebollino o unos tomates cherri. La metemos en la nevera hasta que vayamos a degustarla y, la que nos sobre, la guardamos para disfrutarla al día siguiente.

Lasaña fría sin horno

Deja una respuesta