Kombucha casera

CategoríaCocinaMétodo de cocción

Receta de Kombucha casera

Nuestro chef

La kombucha es una bebida fermentada que ha ganado popularidad en todo el mundo debido a sus supuestas propiedades beneficiosas para la salud. Originaria de Asia, esta bebida milenaria se ha consumido durante siglos en países como China, donde se la conoce como el "elixir de la vida". Se elabora a partir de té endulzado que se fermenta mediante una colonia simbiótica de bacterias y levaduras, conocida como SCOBY.

Con un sabor ligeramente ácido y a menudo carbonatado, la kombucha puede ser tanto refrescante como tonificante. Además de su sabor único, es valorada por su contenido en probióticos, que son beneficiosos para la salud intestinal. También contiene antioxidantes y puede ayudar a mejorar la digestión, reducir la inflamación y hasta perder peso.

En los últimos años, la kombucha ha experimentado un resurgimiento en popularidad, especialmente entre los entusiastas de la salud y el bienestar. Se puede encontrar en tiendas de alimentos saludables, cafeterías y hasta en supermercados, con una variedad de sabores que van desde frutas hasta especias. Su versatilidad y beneficios la hacen una opción atractiva para aquellos que buscan alternativas saludables a las bebidas azucaradas.

Ingredientes

 1 té negro o té verde (aproximadamente 10 gramos)
 1 l agua
 100 g azúcar
 1 disco de SCOBY (Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras)
 100 ml kombucha previamente fermentada(puede ser de una tanda anterior o comprada)

Cómo hacer Kombucha casera

1

Hierve el agua y viértela sobre la bolsa de té en un recipiente grande. Deja que el té repose durante unos 10 minutos, luego retira la bolsa.

2

Añade el azúcar al té caliente y revuelve hasta que se disuelva completamente. Deja que el té se enfríe a temperatura ambiente.

Azúcar

3

Una vez que el té esté frío, añade la kombucha previamente fermentada. Luego, con cuidado, coloca el SCOBY en la superficie del líquido.

4

Cubre el recipiente con un paño de algodón limpio y sujétalo con una goma elástica. Esto permite que el aire entre, pero evita que entren contaminantes. Deja fermentar en un lugar cálido y oscuro durante 7 a 20 días. El tiempo exacto dependerá de tus preferencias de sabor y de la temperatura ambiente.

5

Una vez que la kombucha tenga el sabor deseado, retira el SCOBY con manos limpias y resérvalo para tu próxima tanda. Vierte la kombucha en botellas herméticas, dejando unos 2 cm de espacio en la parte superior.

6

Si deseas una kombucha carbonatada, puedes hacer una segunda fermentación. Simplemente añade jugo de frutas, hierbas o especias a las botellas de kombucha y déjalas fermentar durante 3-7 días más antes de refrigerar.

7

Una vez embotellada, refrigera la kombucha. Esto detendrá el proceso de fermentación. Ya la tienes, disfruta de tu kombucha casera.

Ingredientes

 1 té negro o té verde (aproximadamente 10 gramos)
 1 l agua
 100 g azúcar
 1 disco de SCOBY (Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras)
 100 ml kombucha previamente fermentada(puede ser de una tanda anterior o comprada)

Pasos

1

Hierve el agua y viértela sobre la bolsa de té en un recipiente grande. Deja que el té repose durante unos 10 minutos, luego retira la bolsa.

2

Añade el azúcar al té caliente y revuelve hasta que se disuelva completamente. Deja que el té se enfríe a temperatura ambiente.

Azúcar

3

Una vez que el té esté frío, añade la kombucha previamente fermentada. Luego, con cuidado, coloca el SCOBY en la superficie del líquido.

4

Cubre el recipiente con un paño de algodón limpio y sujétalo con una goma elástica. Esto permite que el aire entre, pero evita que entren contaminantes. Deja fermentar en un lugar cálido y oscuro durante 7 a 20 días. El tiempo exacto dependerá de tus preferencias de sabor y de la temperatura ambiente.

5

Una vez que la kombucha tenga el sabor deseado, retira el SCOBY con manos limpias y resérvalo para tu próxima tanda. Vierte la kombucha en botellas herméticas, dejando unos 2 cm de espacio en la parte superior.

6

Si deseas una kombucha carbonatada, puedes hacer una segunda fermentación. Simplemente añade jugo de frutas, hierbas o especias a las botellas de kombucha y déjalas fermentar durante 3-7 días más antes de refrigerar.

7

Una vez embotellada, refrigera la kombucha. Esto detendrá el proceso de fermentación. Ya la tienes, disfruta de tu kombucha casera.

Kombucha casera

Deja una respuesta