Huesos de Santo

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadMedioTiempo preparación2 hrsTiempo cocinado10 minsTiempo total2 hrs 10 mins

Receta de Huesos de Santo

Nuestro chef

El Día de Todos los Santos asoma a la vuelta en el calendario y qué mejor forma de disfrutar de este festivo que con una buena comida y, claro está, con un magnífico postre.

De hecho, y aunque muchos no lo saben, el Día de los Santos Difuntos tiene un postre típico llamado Huesos de Santo. Un dulce elaborado a base de almendra molida, azúcar, agua, ralladura de limón y huevos que está delicioso.

Nos gusta tanto que no nos hemos podido resistir a ofreceros la receta tradicional de los Huesos de Santo para que quienes amáis los dulces típicos tradicionales podáis sumar a vuestro recetario estos mazapanes glaseados rellenos de crema de aúpa.

Si este es tu caso, toma buena nota de todos los ingredientes y del sencillo paso a paso de la receta tradicional de los Huesos de Santo fácil.

A partir de ahora, tus días de Todos los Santos tendrán otro sabor. ¡Palabra de cocinero!

Ingredientes

Para el mazapán
 200 g almendra molida
 200 g azúcar
 100 g agua
Para la yema
 4 yemas de huevo
 100 g azúcar
 50 g agua
Para el baño
 150 g azúcar glass
 3 cucharada agua

Cómo hacer Huesos de Santo

1

Arrancamos preparando el mazapán. Para ello buscamos una cazuela y vertimos en él el azúcar y el agua. Lo ponemos en el fuego, lo subimos a alto y, cuando rompa a hervir, lo dejamos un minuto y lo retiramos del fuego.

Será entonces cuando busquemos un bol en el que poner la almendra molida y, poco a poco, lloverle el almíbar que tenemos reservado sin dejar de remover con una cuchara de madera.

Por último, hacemos una bola y la dejamos reposar durante un par de horas.

2

Pasado ese tiempo, echaremos un poco de azúcar glas en la mesa de trabajo y extenderemos la masa de mazapán con un rodillo de un par de milímetros de altura y, con un palo de madera de brocheta o un palillo de comida asiática, marcamos las líneas.

Cuando hayamos terminado de marcarlas, cortamos la masa haciendo unos rectángulos de unos cinco centímetros de ancho y seis de alto.

Para darles la forma, los enrollamos en un palo de madera y los vamos cerrando. Según los vayamos teniendo, los vamos colocando en una bandeja de horno, donde los dejaremos secando unas cuatro horas.

3

Mientras esperamos a que se seque la masa, nos ponemos con la yema. Para ello necesitaremos un recipiente hondo apto para microondas en el que echaremos las yemas para batirlas.

En otra cazuelita de cocina volvemos a hacer un almíbar a base de agua y azúcar, poniéndolo en el fuego a fuerza alta y, cuando rompa a hervir, lo dejamos removiendo durante dos o tres minutos. Pasado ese tiempo, lo sacamos del fuego y le vamos lloviendo el almíbar a la yema de huevo batida, sin dejar de remover.

4

Metemos el bol en el microondas y vamos cocinando la yema a máxima potencia en sesiones de medio minuto. Paramos, removemos, y volvemos a meterlo otros 30 segundos. Así hasta que tengamos una yema espesa, más o menos, cuando hayan pasado un par de minutos y medio.

Cuando esté densa, la dejamos enfriar a temperatura ambiente y, cuando no esté caliente, la cubrimos con film y la metemos un par de horas a la nevera.

5

Con los huesos ya secos, buscamos una manga para rellenarlos de yema. Una vez los tengamos todos rellenos, preparamos un recipiente con azúcar glass y agua y los vamos bañando ayudándonos de una cuchara para rebozarlos bien.

6

Según los vayamos teniendo, los dejamos en una rejilla y los dejamos durante unas 3 o 4 horas secando antes de disfrutarlos.

Ingredientes

Para el mazapán
 200 g almendra molida
 200 g azúcar
 100 g agua
Para la yema
 4 yemas de huevo
 100 g azúcar
 50 g agua
Para el baño
 150 g azúcar glass
 3 cucharada agua

Pasos

1

Arrancamos preparando el mazapán. Para ello buscamos una cazuela y vertimos en él el azúcar y el agua. Lo ponemos en el fuego, lo subimos a alto y, cuando rompa a hervir, lo dejamos un minuto y lo retiramos del fuego.

Será entonces cuando busquemos un bol en el que poner la almendra molida y, poco a poco, lloverle el almíbar que tenemos reservado sin dejar de remover con una cuchara de madera.

Por último, hacemos una bola y la dejamos reposar durante un par de horas.

2

Pasado ese tiempo, echaremos un poco de azúcar glas en la mesa de trabajo y extenderemos la masa de mazapán con un rodillo de un par de milímetros de altura y, con un palo de madera de brocheta o un palillo de comida asiática, marcamos las líneas.

Cuando hayamos terminado de marcarlas, cortamos la masa haciendo unos rectángulos de unos cinco centímetros de ancho y seis de alto.

Para darles la forma, los enrollamos en un palo de madera y los vamos cerrando. Según los vayamos teniendo, los vamos colocando en una bandeja de horno, donde los dejaremos secando unas cuatro horas.

3

Mientras esperamos a que se seque la masa, nos ponemos con la yema. Para ello necesitaremos un recipiente hondo apto para microondas en el que echaremos las yemas para batirlas.

En otra cazuelita de cocina volvemos a hacer un almíbar a base de agua y azúcar, poniéndolo en el fuego a fuerza alta y, cuando rompa a hervir, lo dejamos removiendo durante dos o tres minutos. Pasado ese tiempo, lo sacamos del fuego y le vamos lloviendo el almíbar a la yema de huevo batida, sin dejar de remover.

4

Metemos el bol en el microondas y vamos cocinando la yema a máxima potencia en sesiones de medio minuto. Paramos, removemos, y volvemos a meterlo otros 30 segundos. Así hasta que tengamos una yema espesa, más o menos, cuando hayan pasado un par de minutos y medio.

Cuando esté densa, la dejamos enfriar a temperatura ambiente y, cuando no esté caliente, la cubrimos con film y la metemos un par de horas a la nevera.

5

Con los huesos ya secos, buscamos una manga para rellenarlos de yema. Una vez los tengamos todos rellenos, preparamos un recipiente con azúcar glass y agua y los vamos bañando ayudándonos de una cuchara para rebozarlos bien.

6

Según los vayamos teniendo, los dejamos en una rejilla y los dejamos durante unas 3 o 4 horas secando antes de disfrutarlos.

Huesos de Santo

Deja una respuesta