Hojuelas caseras

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadBásicoTiempo preparación20 minsTiempo cocinado10 minsTiempo total30 mins

Receta de Hojuelas caseras

Nuestro chef

La Semana Santa es, además de tiempo de fervor religioso, de disfrutar de un buen número de dulces típicos con las famosas torrijas como elaboración emblema.

Sin embargo, son muchos los dulces típicos de Semana Santa que se preparan a lo largo y ancho de nuestra geografía, siendo Castilla y León una de las más prolíficas.

De allí, concretamente de Valladolid, son las famosas hojuelas que en el refrán se riegan con miel para referirse a un bocado sublime.

Tanto que si no lo has probado nunca y te gusta cocinar en casa estás 'obligado' a seguir la receta de hojuelas caseras que te proponemos a continuación.

Ingredientes

 1 huevo
 75 g aceite de girasol
 40 ml licor de anís
 250 g harina de trigo
 1 pizca sal
 aceite de girasol(para freír)

Cómo hacer Hojuelas caseras

1

Empezamos batiendo el huevo en un recipiente más o menos grande. En cuanto lo hayamos batido agregaremos el licor de anís, el aceite de girasol y el pellizco de sal. Mezclamos todo bien y tamizamos la harina. Removemos hasta integrarlo todo.

2

La idea es que quede una masa blandita, pero que no se pegue. Así que, si vemos que se pega un poco o es demasiado liviana, le agregamos más harina. En cuanto veamos que tiene la textura adecuada, la envolvemos con papel film y la metemos para que reposeen la nevera durante media hora.

3

Pasada esa media hora, espolvoreamos la mesa de trabajo con harina y, con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa hasta conseguir una masa bastante fina. Posteriormente la cortamos en forma de cuadrados o rectángulos.

4

Buscamos una sartén grande y profunda, la llenamos hasta casi la mitad de abundante aceite de girasol, la llevamos al fuego y lo ponemos a fuerza alta. En cuanto este esté bien caliente echamos los cuadrados de masa y le damos la vuelta para que cocinen bien por ambos lados.

Cuando veamos que están bien doradas las retiramos y las dejamos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

5

Las servimos en un plato con un poco de azúcar por encima.

Ingredientes

 1 huevo
 75 g aceite de girasol
 40 ml licor de anís
 250 g harina de trigo
 1 pizca sal
 aceite de girasol(para freír)

Pasos

1

Empezamos batiendo el huevo en un recipiente más o menos grande. En cuanto lo hayamos batido agregaremos el licor de anís, el aceite de girasol y el pellizco de sal. Mezclamos todo bien y tamizamos la harina. Removemos hasta integrarlo todo.

2

La idea es que quede una masa blandita, pero que no se pegue. Así que, si vemos que se pega un poco o es demasiado liviana, le agregamos más harina. En cuanto veamos que tiene la textura adecuada, la envolvemos con papel film y la metemos para que reposeen la nevera durante media hora.

3

Pasada esa media hora, espolvoreamos la mesa de trabajo con harina y, con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa hasta conseguir una masa bastante fina. Posteriormente la cortamos en forma de cuadrados o rectángulos.

4

Buscamos una sartén grande y profunda, la llenamos hasta casi la mitad de abundante aceite de girasol, la llevamos al fuego y lo ponemos a fuerza alta. En cuanto este esté bien caliente echamos los cuadrados de masa y le damos la vuelta para que cocinen bien por ambos lados.

Cuando veamos que están bien doradas las retiramos y las dejamos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

5

Las servimos en un plato con un poco de azúcar por encima.

Hojuelas caseras

Deja una respuesta