Gambas al ajillo

DificultadBásicoTiempo total15 mins

Receta de Gambas al ajillo

Nuestro chef

Una de las recetas que no pueden faltar en ningún bar o restaurante que se precie es la de las gambas al ajillo. Una receta tan sencilla como sabrosa que consigue sublimar la gamba como muy pocas.

Una elaboración que apenas requiere de cuatro ingredientes que resultan más que suficientes para conseguir que las gambas rebosen de sabor.

Sobre todo si se elaboran siguiendo la receta tradicional clásica de las gambas al ajillo, que es la que hoy os traemos aquí para que, si lo deseais, podáis disfrutar de una tapa deliciosa en apenas un cuarto de hora, si llega.

Sin más dilación, os pasamos a detallar los ingredientes que necesitaréis para poder ejecutarla y un paso a paso que podrás seguir, incluso aunque apenas tengas unas nociones mínimas a los fogones.

Ingredientes

 400 g gambas cocidas
 4 dientes de ajo
 2 cayenas
 70 g aceite de oliva
 vino blanco
 1 taza zumo de limón(opcional)
 sal(al gusto)

Cómo hacer Gambas al ajillo

1

Si has comprado gambas frescas (que son las recomendables para conseguir unas gambas al ajillo de 10) empezaremos quitándoles la cabeza y pelándolas hasta dejarlas completamente limpias y sin cola.

Si las has comprado congeladas, pasaréis al segundo paso, que es echarlas a un cuenco y cubrirlas con agua y un chorrito de vino blanco para que maceren durante un par de horas.

2

A continuación buscamos una sartén, le echamos un chorrito de aceite de oliva y, después de pelar y laminar los ajos, los echamos para que se doren junto con un par de cayenas.

3

Cuando esté el ajo doradito le echaremos las gambas y un chorrito del caldo donde estaban a remojo, si se quiere, también con un poquito de zumo de limón.

4

Subimos el fuego, esperamos a que el caldo reduzca, corregimos la sal y, si están en el punto, las servimos en una cazuelita de barro. Nuestras gambas al ajillo están listas para servirse al centro de la mesa.

Ingredientes

 400 g gambas cocidas
 4 dientes de ajo
 2 cayenas
 70 g aceite de oliva
 vino blanco
 1 taza zumo de limón(opcional)
 sal(al gusto)

Pasos

1

Si has comprado gambas frescas (que son las recomendables para conseguir unas gambas al ajillo de 10) empezaremos quitándoles la cabeza y pelándolas hasta dejarlas completamente limpias y sin cola.

Si las has comprado congeladas, pasaréis al segundo paso, que es echarlas a un cuenco y cubrirlas con agua y un chorrito de vino blanco para que maceren durante un par de horas.

2

A continuación buscamos una sartén, le echamos un chorrito de aceite de oliva y, después de pelar y laminar los ajos, los echamos para que se doren junto con un par de cayenas.

3

Cuando esté el ajo doradito le echaremos las gambas y un chorrito del caldo donde estaban a remojo, si se quiere, también con un poquito de zumo de limón.

4

Subimos el fuego, esperamos a que el caldo reduzca, corregimos la sal y, si están en el punto, las servimos en una cazuelita de barro. Nuestras gambas al ajillo están listas para servirse al centro de la mesa.

Gambas al ajillo

Deja una respuesta