Focaccia italiana

CategoríaCocinaMétodo cocción

DificultadPrincipianteTiempo Total30 mins

Receta de Focaccia italiana

Nuestro chef

Pese a su nombre se cree que el origen de la focaccia italiana es, en realidad, griego. Concretamente del siglo II cuando esta receta, por su facilidad y rapidez para elaborarla, se convirtió en un básico del día a día de los helenos y, cómo no, de sus tropas, de donde acabaría saltando a Italia.

Sería allí donde, con el paso del tiempo, se acabaría convirtiendo en un plato popular que se consumía para acompañar a otras elaboraciones más contundentes, tal y como aquí hacemos con el pan o en Asia hacen con el arroz.

Y es que, para quienes no la conozcan, se trata de una masa esponjosa algo más alta y aireada que la de la pizza, que se hornea y condimenta con un poco de aceite de oliva, sal, hierbas y, en algunos casos, algo de proteína cuando se quiere convertir en un principal.

No obstante, en el día de hoy nos vamos a centrar únicamente en la receta tradicional de la focaccia italiana fácil que solo lleva los ingredientes básicos mencionados anteriormente para conseguir un resultado 100% italiano y delicioso.

Ingredientes

 400 grs harina
 30 grs levadura de cerveza
 250 ml agua
 1 taza aceite de oliva virgen extra
 1 cucharilla azúcar
 1 pizca sal (al gusto)
 1 pizca romero(u otra hierba seca como el orégano)
 1 tomate pequeño(opcional)
 4 aceitunas negras a rodajas(opcional)

Cómo hacer Focaccia italiana

1

Empezamos disolviendo en un bol la levadura en el agua tibia y el azúcar. Cuando la tengamos, en otro bol, mezclaremos la harina con la sal.

2

Posteriormente juntaremos el contenido de ambos bols para formar una masa que, en pricnipio, será más pegajosa y más fina que la de la pizza, que amasaremos con paciencia hasta conseguir que quede homogénea y lista para condimentar.

3

Una vez la tengamos la dejaremos en un lugar donde pueda aumentar su tamaño hasta que se haga el doble de como la habíamos dejado.

4

Una vez haya doblado su tamaño prepararemos la mesa aceitada para ponerla sobre esta y darle forma de focaccia. La que hemos hecho nosotros tiene forma redondeada. Una vez extendida le haremos unos pequeños agujeros en la superficie tampoco demasiado profundos.

5

Es ahora cuando le lloveremos la sal y las hierbas y, si se desea, alguno de los otros ingredientes mencionados en la descripción.

6

Precalentamos el horno diez minutos a 250 grados y metemos la focaccia para que se cocine otros diez minutos.

7

Pasado ese tiempo, la sacamos, la pincelamos con una mezcla en partes iguales de aceite de oliva y agua y la volvemos a meter al horno otros cinco minutos.

8

La sacamos del horno y, pasados un par de minutos para que se atempere, la sacamos la centro de la mesa para disfrutarla. Nuestra focaccia italiana casera ya está hecha.

Ingredientes

 400 grs harina
 30 grs levadura de cerveza
 250 ml agua
 1 taza aceite de oliva virgen extra
 1 cucharilla azúcar
 1 pizca sal (al gusto)
 1 pizca romero(u otra hierba seca como el orégano)
 1 tomate pequeño(opcional)
 4 aceitunas negras a rodajas(opcional)

Instrucciones

1

Empezamos disolviendo en un bol la levadura en el agua tibia y el azúcar. Cuando la tengamos, en otro bol, mezclaremos la harina con la sal.

2

Posteriormente juntaremos el contenido de ambos bols para formar una masa que, en pricnipio, será más pegajosa y más fina que la de la pizza, que amasaremos con paciencia hasta conseguir que quede homogénea y lista para condimentar.

3

Una vez la tengamos la dejaremos en un lugar donde pueda aumentar su tamaño hasta que se haga el doble de como la habíamos dejado.

4

Una vez haya doblado su tamaño prepararemos la mesa aceitada para ponerla sobre esta y darle forma de focaccia. La que hemos hecho nosotros tiene forma redondeada. Una vez extendida le haremos unos pequeños agujeros en la superficie tampoco demasiado profundos.

5

Es ahora cuando le lloveremos la sal y las hierbas y, si se desea, alguno de los otros ingredientes mencionados en la descripción.

6

Precalentamos el horno diez minutos a 250 grados y metemos la focaccia para que se cocine otros diez minutos.

7

Pasado ese tiempo, la sacamos, la pincelamos con una mezcla en partes iguales de aceite de oliva y agua y la volvemos a meter al horno otros cinco minutos.

8

La sacamos del horno y, pasados un par de minutos para que se atempere, la sacamos la centro de la mesa para disfrutarla. Nuestra focaccia italiana casera ya está hecha.

Focaccia italiana

Deja una respuesta