Espinacas gratinadas con queso receta fácil

Espinacas gratinadas con queso
CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags
DificultadBásicoTiempo preparación10 minsTiempo cocinado20 minsTiempo total30 mins

Receta espinacas gratinadas con queso

Nuestro chef

La temporada de las espinacas está en marcha y eso quiere decir que es el momento de sacarle el máximo partido a este producto de temporada tan interesante por su rico aporte en hierro y si bajo aporte calórico.

Aunque recetas con espinacas hay decenas, en este caso vamos a apostar por unas con las que triunfar también con los más pequeños como lo son unas estupendas espinacas gratinadas con queso.

Tengas o no tengas una gran mano en la cocina, si sigues todos los pasos que te indicamos a continuación estarás en condiciones de llevar a la mes un plato con el que disfrutar, alimentarte y quedar bien tanto para diario como en una ocasión especial.

Las espinacas gratinadas con queso son una preparación que combina las espinacas con queso derretido en la parte superior y se ha disfrutado en la gastronomía durante mucho tiempo.

Las espinacas son una verdura de hoja verde que se ha consumido en diversas culturas a lo largo de la historia. Son conocidas por ser una fuente de nutrientes y vitaminas, lo que las convierte en un ingrediente popular en muchas cocinas del mundo.

El gratinado es una técnica culinaria que implica cocinar o dorar un plato en el horno hasta que se forme una capa dorada o crujiente en la parte superior. Esta técnica se ha utilizado en la preparación de platos como lasañas, pastas al horno, verduras gratinadas y más.

Aquí tienes una receta básica para preparar espinacas gratinadas con queso:

Ingredientes

 500 g espinacas frescas o congeladas
 2 cucharada mantequilla
 2 dientes de ajo, picados finamente
 ½ taza crema de leche (nata para cocinar)
 ½ taza queso rallado (como queso suizo, gruyère, cheddar o mozzarella)
 Sal y pimienta al gusto
 Una pizca de nuez moscada (opcional)
 Pan rallado (opcional, para darle una capa crujiente en la parte superior)

Cómo hacer Espinacas gratinadas con queso receta fácil

1

Preparación de las espinacas:

Si estás usando espinacas frescas, lávalas bien y escúrrelas. Si son congeladas, descongélalas y escúrrelas para eliminar el exceso de agua.

Lavar las espinacas

2

Saltear las espinacas:

En una sartén grande, derrite la mantequilla a fuego medio. Agrega los dientes de ajo picados y saltea durante un minuto o hasta que estén fragantes.
Agrega las espinacas (frescas o descongeladas) a la sartén y saltea durante unos 3-5 minutos hasta que estén tiernas y cualquier exceso de líquido se haya evaporado.
Si es necesario, escurre cualquier líquido adicional de las espinacas.

Saltear las espinacas

3

Preparación de la salsa y queso:

Reduce el fuego a bajo y añade la crema de leche a las espinacas. Revuelve para combinar y calentar la crema de leche.
Agrega el queso rallado y sigue removiendo hasta que el queso se derrita y la mezcla esté suave.
Si lo deseas, añade una pizca de nuez moscada, sal y pimienta al gusto.

Añadir queso rallado

4

Gratinado:

Transfiere la mezcla de espinacas y queso a una fuente para horno apta para gratinar.
Opcionalmente, espolvorea pan rallado por encima de la mezcla para darle una capa crujiente.

5

Gratinado en el horno:

Precalienta el horno a 200°C (392°F).
Coloca la fuente con las espinacas en el horno precalentado y gratina durante unos 10-15 minutos, o hasta que la parte superior esté dorada y burbujeante.

Precalentar el horno con harina

6

Servir:

Retira del horno con cuidado, ya que estará muy caliente.
Sirve las espinacas gratinadas con queso como guarnición o como plato principal.

Espinacas gratinadas con queso

Ingredientes

 500 g espinacas frescas o congeladas
 2 cucharada mantequilla
 2 dientes de ajo, picados finamente
 ½ taza crema de leche (nata para cocinar)
 ½ taza queso rallado (como queso suizo, gruyère, cheddar o mozzarella)
 Sal y pimienta al gusto
 Una pizca de nuez moscada (opcional)
 Pan rallado (opcional, para darle una capa crujiente en la parte superior)

Pasos

1

Preparación de las espinacas:

Si estás usando espinacas frescas, lávalas bien y escúrrelas. Si son congeladas, descongélalas y escúrrelas para eliminar el exceso de agua.

Lavar las espinacas

2

Saltear las espinacas:

En una sartén grande, derrite la mantequilla a fuego medio. Agrega los dientes de ajo picados y saltea durante un minuto o hasta que estén fragantes.
Agrega las espinacas (frescas o descongeladas) a la sartén y saltea durante unos 3-5 minutos hasta que estén tiernas y cualquier exceso de líquido se haya evaporado.
Si es necesario, escurre cualquier líquido adicional de las espinacas.

Saltear las espinacas

3

Preparación de la salsa y queso:

Reduce el fuego a bajo y añade la crema de leche a las espinacas. Revuelve para combinar y calentar la crema de leche.
Agrega el queso rallado y sigue removiendo hasta que el queso se derrita y la mezcla esté suave.
Si lo deseas, añade una pizca de nuez moscada, sal y pimienta al gusto.

Añadir queso rallado

4

Gratinado:

Transfiere la mezcla de espinacas y queso a una fuente para horno apta para gratinar.
Opcionalmente, espolvorea pan rallado por encima de la mezcla para darle una capa crujiente.

5

Gratinado en el horno:

Precalienta el horno a 200°C (392°F).
Coloca la fuente con las espinacas en el horno precalentado y gratina durante unos 10-15 minutos, o hasta que la parte superior esté dorada y burbujeante.

Precalentar el horno con harina

6

Servir:

Retira del horno con cuidado, ya que estará muy caliente.
Sirve las espinacas gratinadas con queso como guarnición o como plato principal.

Espinacas gratinadas con queso

Espinacas gratinadas con queso receta fácil

Deja una respuesta