Cold Brew casero

CategoríaCocinaEtiquetas, ,
DificultadPrincipianteTiempo Total15 mins

Receta de Cold Brew casero

Nuestro chef

Si eres un amante del café y te gusta el café frío seguro que conoces la infusión cafetera que se ha puesto moda en medio mundo en los últimos meses.

Nos referimos, cómo no, al cold brew. Un café frío que se elabora siguiendo una técnica lenta y meticulosa que permite aumentar la intensidad del aroma y el sabor del grano que se utiliza.

Por si esto no fuera suficiente, son varios los estudios que ponen de manifiesto las interesantes propiedades nutritivas de esta infusión cafetera fría.

Por todo ello, y porque sois varios los que nos habéis pedido que os traigamos recetas y artículos con el café como protagonista, os traemos la receta del café cold brew casero.

Ingredientes

 250 grs café
 1 l agua

Cómo hacer Cold Brew casero

1

Empezamos moliendo el café. Lo ideal es utilizar un café que haya sido tostado recientemente, ya que de lo contrario no podremos obtener la intensidad que deseamos.

2

En el caso de que no puedas molerlo tú, intenta comprarlo en una tienda especializada en café pidiendo que te lo muelan con el grosor perfecto para el cold brew o busca algún paquete especial para llevar a cabo esta técnica que requiere de un grano no muy fino.

3

Busca un recipiente de cristal y vierte los 250 gr de café molido primero y el agua después. Es importante que sea de cristal para que el café no pierda pureza. Remuévelo bien hasta integrarlo a la perfección y conseguir que el café se empape bien.

4

Tapa el recipiente con un paño y déjalo reposar durante 12 o 15 horas a temperatura ambiente y trata de removerlo cada seis u ocho horas.

5

Pasado ese tiempo filtra el café con un paño poroso o un filtro de papel hasta extraer todo el jugo de café. Sírvete un poco y guarda el resto en la nevera, donde aguantará perfectamente durante 24-48 horas.

Ingredientes

 250 grs café
 1 l agua

Instrucciones

1

Empezamos moliendo el café. Lo ideal es utilizar un café que haya sido tostado recientemente, ya que de lo contrario no podremos obtener la intensidad que deseamos.

2

En el caso de que no puedas molerlo tú, intenta comprarlo en una tienda especializada en café pidiendo que te lo muelan con el grosor perfecto para el cold brew o busca algún paquete especial para llevar a cabo esta técnica que requiere de un grano no muy fino.

3

Busca un recipiente de cristal y vierte los 250 gr de café molido primero y el agua después. Es importante que sea de cristal para que el café no pierda pureza. Remuévelo bien hasta integrarlo a la perfección y conseguir que el café se empape bien.

4

Tapa el recipiente con un paño y déjalo reposar durante 12 o 15 horas a temperatura ambiente y trata de removerlo cada seis u ocho horas.

5

Pasado ese tiempo filtra el café con un paño poroso o un filtro de papel hasta extraer todo el jugo de café. Sírvete un poco y guarda el resto en la nevera, donde aguantará perfectamente durante 24-48 horas.

Cold Brew casero

Deja una respuesta