Chucrut casero

Chucrut alemán
CategoríaCocinaMétodo de cocción
DificultadBásicoTiempo preparación15 minsTiempo total15 mins

Receta de chucrut casero

Nuestro chef

La historia del chucrut está vinculada a la fermentación, una antigua técnica de conservación de alimentos. Aunque se asocia comúnmente con la cocina alemana, el chucrut tiene raíces que se extienden a través de Europa Central y Oriental.

La fermentación del repollo, que da como resultado el chucrut, es un proceso natural que ha sido utilizado durante siglos para preservar los alimentos sin refrigeración. Los orígenes exactos del chucrut son difíciles de rastrear, pero se cree que las comunidades en Europa Central y del Este han estado fermentando repollo durante más de mil años.

El chucrut se hizo especialmente popular en la región de Alsacia, una zona que ha sido objeto de disputas entre Alemania y Francia a lo largo de la historia. La palabra "chucrut" proviene del alemán "sauerkraut", que significa literalmente "repollo ácido" en referencia a su sabor agrio debido al proceso de fermentación.

La fermentación del repollo se volvió valiosa porque permitía que esta verdura estuviera disponible durante todo el año, incluso en los meses de invierno cuando no se podía cultivar fresca. Además de su utilidad práctica como método de conservación, se le atribuyen beneficios para la salud debido a los probióticos y otros compuestos generados durante la fermentación.

Hoy en día, el chucrut se consume en todo el mundo y ha trascendido sus raíces europeas, encontrándose en diversas cocinas internacionales. Además de ser utilizado como acompañamiento, el chucrut también se ha integrado en recetas modernas y se aprecia por sus cualidades probióticas y su distintivo sabor agrio.

Ingredientes

 1 kg repollo blanco o morado grande
 1 cucharada sal marina (sin yodo)
 Semillas de eneldo, bayas de pimienta, hojas de laurel, etc.Otras opciones para dar sabor (opcional)

Cómo hacer Chucrut casero

1

Lava el repollo y quita las hojas exteriores. Corta el repollo en cuartos y retira el corazón.

Repollo cortarlo

2

Pica finamente el repollo. Puedes hacerlo con un cuchillo afilado o usar un procesador de alimentos.

Cortar el repollo y picar finamente

3

Coloca el repollo picado en un tazón grande y espolvorea la sal sobre él.

Repollo cortado para hacer chucrut

4

Masajea el repollo con las manos durante unos 5-10 minutos. Esto ayuda a que el repollo libere su jugo y comience el proceso de fermentación.

5

Agrega cualquier condimento adicional que desees, como semillas de eneldo, bayas de pimienta o hojas de laurel. Mezcla bien.

Condimentar el repollo

6

Transfiere el repollo masajeado y condimentado a frascos de vidrio limpios y esterilizados. Presiona el repollo hacia abajo para que quede sumergido en su propio jugo. Deja un espacio en la parte superior para que el chucrut pueda expandirse durante la fermentación.

Repollo en frasco para fermentar

7

Puedes poner alguna pesa sobre el repollo o usar una hoja grande de repollo para mantenerlo sumergido en el líquido.

8

Tapa los frascos, pero no los cierres herméticamente. Durante la fermentación, se liberará gas, y es importante que pueda escapar.

Chucrut en frasco

9

Deja los frascos en un lugar oscuro y a temperatura ambiente durante al menos una semana. Puedes probar el chucrut después de este tiempo para ver si ha alcanzado la acidez deseada. Si prefieres un sabor más fuerte, déjalo fermentar por más tiempo.

Chucrut cerrado frasco

10

Una vez que el chucrut tenga el sabor deseado, cierra herméticamente los frascos y guárdalos en el refrigerador. El chucrut casero puede durar varias semanas en el refrigerador.

¡Espero que disfrutes haciendo y probando tu chucrut casero!

Chucrut alemán

Ingredientes

 1 kg repollo blanco o morado grande
 1 cucharada sal marina (sin yodo)
 Semillas de eneldo, bayas de pimienta, hojas de laurel, etc.Otras opciones para dar sabor (opcional)

Pasos

1

Lava el repollo y quita las hojas exteriores. Corta el repollo en cuartos y retira el corazón.

Repollo cortarlo

2

Pica finamente el repollo. Puedes hacerlo con un cuchillo afilado o usar un procesador de alimentos.

Cortar el repollo y picar finamente

3

Coloca el repollo picado en un tazón grande y espolvorea la sal sobre él.

Repollo cortado para hacer chucrut

4

Masajea el repollo con las manos durante unos 5-10 minutos. Esto ayuda a que el repollo libere su jugo y comience el proceso de fermentación.

5

Agrega cualquier condimento adicional que desees, como semillas de eneldo, bayas de pimienta o hojas de laurel. Mezcla bien.

Condimentar el repollo

6

Transfiere el repollo masajeado y condimentado a frascos de vidrio limpios y esterilizados. Presiona el repollo hacia abajo para que quede sumergido en su propio jugo. Deja un espacio en la parte superior para que el chucrut pueda expandirse durante la fermentación.

Repollo en frasco para fermentar

7

Puedes poner alguna pesa sobre el repollo o usar una hoja grande de repollo para mantenerlo sumergido en el líquido.

8

Tapa los frascos, pero no los cierres herméticamente. Durante la fermentación, se liberará gas, y es importante que pueda escapar.

Chucrut en frasco

9

Deja los frascos en un lugar oscuro y a temperatura ambiente durante al menos una semana. Puedes probar el chucrut después de este tiempo para ver si ha alcanzado la acidez deseada. Si prefieres un sabor más fuerte, déjalo fermentar por más tiempo.

Chucrut cerrado frasco

10

Una vez que el chucrut tenga el sabor deseado, cierra herméticamente los frascos y guárdalos en el refrigerador. El chucrut casero puede durar varias semanas en el refrigerador.

¡Espero que disfrutes haciendo y probando tu chucrut casero!

Chucrut alemán

Chucrut casero

Deja una respuesta