Casadielles asturianas

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadMedioTiempo total1 hr 30 mins

Receta de Casadielles asturianas

Nuestro chef

Las casadielles asturianas o casiadellas asturianas son un dulce típico del Principado de Asturias y que tiene en la famosa Confitería Collada de Gijón uno de sus centros neurálgicos.

Se trata de una masa rellena de nueces, leche, anís y azúcar que no es apta para personas con azúcar alto ni tampoco para los que guardan dieta.

Para el resto, sobre todo para los amantes de los dulces tradicionales, las Casadielles asturianas son un pequeño bocado de cielo tremendamente sencillo de encontrar en el Asturias y tremendamente sencillo de hallar más allá de las fronteras de este.

Es por eso por lo que, si no tienes la suerte de vivir en el Principado y quieres disfrutar durante todo el año de unas deliciosas Casadielles asturianas no pierdas de vista esta entrada ya que te vamos a enseñar cómo elaborar este dulce siguiendo la receta tradicional en versión sencilla:

Ingredientes

Para la masa
 120 g mantequilla fundida
 250 g vino blanco
 1 yema
 1 pizca sal
 ½ cucharadita diastasa química
 400 g harina floja de pastelería
 100 g harina de escanda blanca
Para el relleno
 150 g nueces desmenuzadas
 90 g azúcar
 40 g anís dulce
 30 g leche
Para el acabado
 500 ml aceite para freir
 250 g azúcar para impregnarlas

Cómo hacer Casadielles asturianas

1

En primer lugar mezclamos todos los líquidos y le tamizamos la harina con la diastasa.

2

Amasamos con la mano hasta conseguir una masa blanda que casi no se pegue en las manos. La tapamos y la dejamos reposar durante media hora.

3

Es preferible ponerse con el relleno un día antes para que este repose bien y coja los sabores de todo. Lo hagas el mismo día o el día anterior, tendrás que desmenuzar las nueces ligeramente, ya que se trata de dejar tropezones que se noten.

Posteriormente le sumamos el azúcar, la leche y el anís. Mezclamos todo hasta conseguir un relleno blando y manoseable. Si se queda muy líquido podemos echarle más nueces o azúicar. Cuando tenga la textura de masa densa, pero no tanto, la tapamos y la reservamos.

Imagen de nueces

4

Cuando las tengamos cogeremos las porciones de masa, las estiraremos sobre una mesa bien enharinada hasta conseguir una altura de unos 2 milímetros. Posteriormente empezaremos a hacer unas tiras de unos 10 centímetros.

Cogemos el relleno, se lo ponemos en el centro y hacemos un rollo que solape en un tercio la longitud de la masa. Para pegarla mojaremos ligeramente el dedo.

5

Calentamos una sartén, echamos el aceite, lo ponemos a fuego fuerte y las freímos una a una hasta que queden doradas. Las ponemos en papel absorbente, las rebozamos de azúcar y listo.

Ingredientes

Para la masa
 120 g mantequilla fundida
 250 g vino blanco
 1 yema
 1 pizca sal
 ½ cucharadita diastasa química
 400 g harina floja de pastelería
 100 g harina de escanda blanca
Para el relleno
 150 g nueces desmenuzadas
 90 g azúcar
 40 g anís dulce
 30 g leche
Para el acabado
 500 ml aceite para freir
 250 g azúcar para impregnarlas

Pasos

1

En primer lugar mezclamos todos los líquidos y le tamizamos la harina con la diastasa.

2

Amasamos con la mano hasta conseguir una masa blanda que casi no se pegue en las manos. La tapamos y la dejamos reposar durante media hora.

3

Es preferible ponerse con el relleno un día antes para que este repose bien y coja los sabores de todo. Lo hagas el mismo día o el día anterior, tendrás que desmenuzar las nueces ligeramente, ya que se trata de dejar tropezones que se noten.

Posteriormente le sumamos el azúcar, la leche y el anís. Mezclamos todo hasta conseguir un relleno blando y manoseable. Si se queda muy líquido podemos echarle más nueces o azúicar. Cuando tenga la textura de masa densa, pero no tanto, la tapamos y la reservamos.

Imagen de nueces

4

Cuando las tengamos cogeremos las porciones de masa, las estiraremos sobre una mesa bien enharinada hasta conseguir una altura de unos 2 milímetros. Posteriormente empezaremos a hacer unas tiras de unos 10 centímetros.

Cogemos el relleno, se lo ponemos en el centro y hacemos un rollo que solape en un tercio la longitud de la masa. Para pegarla mojaremos ligeramente el dedo.

5

Calentamos una sartén, echamos el aceite, lo ponemos a fuego fuerte y las freímos una a una hasta que queden doradas. Las ponemos en papel absorbente, las rebozamos de azúcar y listo.

Casadielles asturianas

Deja una respuesta