Carbayones

DificultadPrincipianteTiempo Total40 mins

Receta de Carbayones

Nuestro chef

Oviedo, tierra de fabada, potes, pastel de cabracho y cachopos de kilo, es la cuna de uno de los postres más singulares, esponjosos y deliciosos de nuestra gastronomía: los famosos carbayones.

Un postre artesano que los ovetenses llevan disfrutando desde hace siglos y que tiene una base de hojaldre que se rellena con almendra antes de darle un doble baño de yema y glaseado.

Basta con echar un vistazo a los ingredientes para darse cuenta de lo sabroso que resultan estas piececitas dulces que tan bien acompañan un café o un té.

Así que si nunca los has probado o quieres aprender a elaborar unos carbayones caseros al estilo de cómo los hace la confitería Camilo de Blas de la capital asturiana, toma buena nota de la receta tradicional del carbayón de Oviedo.

Ingredientes

 1 lámina de hojaldre
 125 grs almendra molida
 1 huevo
 4 yemas de huevo
 125 grs azúcar para el relleno
 ralladura de limón
 ¼ taza vino dulce

Cómo hacer Carbayones

1

Sacamos el hojaldre que habremos guardado durante unas horas en la nevera y lo cortamos un poco más grande que el límite del molde. Untamos los moldes con mantequilla y los forramos con hojaldre. Así con todos los moldes.

2

Precalentamos el horno a 180 grados y, mientras esperamos a que coja temperatura, nos ponemos con el relleno. Empezamos buscando un recipiente en el que echar la almendra, el huevo entero, las dos yemas, el azúcar, el vino dulce y la ralladura de limón. A continuación lo mezclamos todo con unas varillas hasta conseguir una mezcla homogénea.

3

Rellenamos los moldes con la mezcla que acabamos de hacer hasta el límite y los metemos al horno durante un cuarto de hora o hast que veamos que están dorados por la parte de arriba. Cuando estén bien dorados, los sacamos y los reservamos sobre una rejilla de horno.

4

Mientras esperamos a que pierdan algo de temperatura nos ponemos con el baño de yema. Para ello pondremos un cazo en el fuego con 4 cucharadas de azúcar y 6 de agua. Lo llevamos a ebullición un par de minutos y lo sacamos del fuego. A continuación batimos las otras 2 yemas que teníamos a parte en un bol y le llevemos el almíbar poco a poco sobre las yemas, sin dejar de remover.

5

Devolvemos la mezcla al cazo y, con el fuego al mínimo, vamos removiendo poco a poco hasta que veamos que aumenta su espesor. Cuando la tengamos lista la vertimos sobre los carbayones que teníamos reservados y los dejamos reposar.

6

Llega el momento de darle la última capa, en este caso de glaseado. Para ello buscamos un cazo y echamos en este 6 cucharadas de azúcar y 4 de agua. Batimos bien hasta conseguir una mezcla blanquecina con cierta densidad y la llovemos sobre los carbayones.

7

Esperamos un cuarto de hora para que el glaseado se haga duro, colocamos los carbayones en una bandeja y la sacamos. Nuestros carbayones caseros están listos.

Ingredientes

 1 lámina de hojaldre
 125 grs almendra molida
 1 huevo
 4 yemas de huevo
 125 grs azúcar para el relleno
 ralladura de limón
 ¼ taza vino dulce

Instrucciones

1

Sacamos el hojaldre que habremos guardado durante unas horas en la nevera y lo cortamos un poco más grande que el límite del molde. Untamos los moldes con mantequilla y los forramos con hojaldre. Así con todos los moldes.

2

Precalentamos el horno a 180 grados y, mientras esperamos a que coja temperatura, nos ponemos con el relleno. Empezamos buscando un recipiente en el que echar la almendra, el huevo entero, las dos yemas, el azúcar, el vino dulce y la ralladura de limón. A continuación lo mezclamos todo con unas varillas hasta conseguir una mezcla homogénea.

3

Rellenamos los moldes con la mezcla que acabamos de hacer hasta el límite y los metemos al horno durante un cuarto de hora o hast que veamos que están dorados por la parte de arriba. Cuando estén bien dorados, los sacamos y los reservamos sobre una rejilla de horno.

4

Mientras esperamos a que pierdan algo de temperatura nos ponemos con el baño de yema. Para ello pondremos un cazo en el fuego con 4 cucharadas de azúcar y 6 de agua. Lo llevamos a ebullición un par de minutos y lo sacamos del fuego. A continuación batimos las otras 2 yemas que teníamos a parte en un bol y le llevemos el almíbar poco a poco sobre las yemas, sin dejar de remover.

5

Devolvemos la mezcla al cazo y, con el fuego al mínimo, vamos removiendo poco a poco hasta que veamos que aumenta su espesor. Cuando la tengamos lista la vertimos sobre los carbayones que teníamos reservados y los dejamos reposar.

6

Llega el momento de darle la última capa, en este caso de glaseado. Para ello buscamos un cazo y echamos en este 6 cucharadas de azúcar y 4 de agua. Batimos bien hasta conseguir una mezcla blanquecina con cierta densidad y la llovemos sobre los carbayones.

7

Esperamos un cuarto de hora para que el glaseado se haga duro, colocamos los carbayones en una bandeja y la sacamos. Nuestros carbayones caseros están listos.

Carbayones

Deja una respuesta