Callos a la madrileña caseros y tradicionales

Callos a la madrileña en cazuela de barro acompañados de pan y vino
CategoríaCocinaMétodo de cocción
DificultadMedioTiempo preparación30 minsTiempo cocinado3 hrsTiempo total3 hrs 30 mins

Receta callos a la madrileña

Nuestro chef

Esta receta tiene sus raíces en la cocina popular y rural, y a lo largo del tiempo se ha convertido en una delicia culinaria apreciada en la gastronomía madrileña y española en general.

Los callos a la madrileña tienen un origen humilde y eran considerados inicialmente como una comida de subsistencia. Se preparaban con las partes menos nobles del cerdo, como los callos (tripas), morro (hocico) y pies.

A medida que Madrid creció y se convirtió en un importante centro urbano, la receta de callos se adaptó para satisfacer los gustos de los residentes citadinos. La cocina madrileña ha evolucionado fusionando influencias rurales y urbanas.

A lo largo del tiempo, los callos a la madrileña se han consolidado como un plato tradicional y típico de Madrid. Su popularidad ha llevado a que se sirva en muchos restaurantes y se incluya en eventos gastronómicos que celebran la cocina regional.

La receta se caracteriza por su sabor robusto y la combinación de especias como el pimentón, que aporta un toque ahumado. La mezcla de ingredientes crea una salsa espesa y sabrosa.

Tradicionalmente, los callos a la madrileña se sirven acompañados de pan, arroz o patatas. La elección del acompañamiento puede variar según la preferencia del chef o la región.

En Madrid, los callos a la madrileña son especialmente populares durante las festividades y celebraciones culturales, y es común encontrarlos en los menús de los restaurantes locales.

Los callos a la madrileña son un ejemplo de cómo los platos humildes de la cocina tradicional pueden convertirse en auténticas joyas culinarias. Su historia refleja la evolución de la gastronomía regional y su arraigo en la identidad culinaria de Madrid.

Ingredientes

Para 4 personas
 750 g callos de ternera, limpios y troceados
 250 g morro de cerdo, limpio y troceado
 150 g chorizo(en rodajas)
 150 g morcilla(en rodajas)
 1 cebolla grande(picada finamente)
 4 dientes de ajo(picados)
 1 pimiento rojo(picado)
 2 tomates medianos, pelados y picados
 1 cucharada pimentón dulce
 1 hoja de laurel
 1 guindilla roja (opcional, para un toque picante)
 Aceite de oliva virgen extra
 Sal y pimienta al gusto
 Perejil fresco para decorar (opcional)

Cómo hacer Callos a la madrileña caseros y tradicionales

1

Limpia bien los callos y el morro, retirando cualquier residuo no deseado. Lávalos con agua fría.

Callos limpios preparados para hacer el guiso

2

En una olla grande, hierve los callos y el morro en agua con sal durante unos 15-20 minutos. Escúrrelos y reserva.

Vapor olla cocina

3

En una cazuela grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Sofríe la cebolla, el ajo y el pimiento hasta que estén tiernos.

Chorrito de aceite

4

Agrega los tomates picados y cocina hasta que se deshagan y formen una mezcla espesa.

Tomates picados

5

Añade el chorizo, la morcilla, los callos, el morro, el pimentón, la hoja de laurel y la guindilla (si la usas). Mezcla bien.

Chorizo cortado en rodajas en tabla de madera

6

Cubre los ingredientes con agua y lleva a ebullición. Luego, reduce el fuego y cocina a fuego lento durante al menos 2-3 horas, o hasta que las carnes estén tiernas.

Cubre la olla con una tapa

7

Ajusta la sazón con sal y pimienta según sea necesario.

Sal y pimienta al gusto

8

Sirve los callos a la madrileña caliente, espolvoreados con perejil fresco si lo deseas.

Esta receta es una guía básica, y puedes ajustar las cantidades y los ingredientes según tus preferencias personales. ¡Espero que disfrutes de esta deliciosa especialidad madrileña!

Callos a la madrileña en cazuela de barro acompañados de pan y vino

Ingredientes

Para 4 personas
 750 g callos de ternera, limpios y troceados
 250 g morro de cerdo, limpio y troceado
 150 g chorizo(en rodajas)
 150 g morcilla(en rodajas)
 1 cebolla grande(picada finamente)
 4 dientes de ajo(picados)
 1 pimiento rojo(picado)
 2 tomates medianos, pelados y picados
 1 cucharada pimentón dulce
 1 hoja de laurel
 1 guindilla roja (opcional, para un toque picante)
 Aceite de oliva virgen extra
 Sal y pimienta al gusto
 Perejil fresco para decorar (opcional)

Pasos

1

Limpia bien los callos y el morro, retirando cualquier residuo no deseado. Lávalos con agua fría.

Callos limpios preparados para hacer el guiso

2

En una olla grande, hierve los callos y el morro en agua con sal durante unos 15-20 minutos. Escúrrelos y reserva.

Vapor olla cocina

3

En una cazuela grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Sofríe la cebolla, el ajo y el pimiento hasta que estén tiernos.

Chorrito de aceite

4

Agrega los tomates picados y cocina hasta que se deshagan y formen una mezcla espesa.

Tomates picados

5

Añade el chorizo, la morcilla, los callos, el morro, el pimentón, la hoja de laurel y la guindilla (si la usas). Mezcla bien.

Chorizo cortado en rodajas en tabla de madera

6

Cubre los ingredientes con agua y lleva a ebullición. Luego, reduce el fuego y cocina a fuego lento durante al menos 2-3 horas, o hasta que las carnes estén tiernas.

Cubre la olla con una tapa

7

Ajusta la sazón con sal y pimienta según sea necesario.

Sal y pimienta al gusto

8

Sirve los callos a la madrileña caliente, espolvoreados con perejil fresco si lo deseas.

Esta receta es una guía básica, y puedes ajustar las cantidades y los ingredientes según tus preferencias personales. ¡Espero que disfrutes de esta deliciosa especialidad madrileña!

Callos a la madrileña en cazuela de barro acompañados de pan y vino

Callos a la madrileña caseros y tradicionales

1 comentario en «Callos a la madrileña caseros y tradicionales»

Deja una respuesta