Bollos suizos

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadMedioTiempo total1 hr 30 mins

Receta de Bollos suizos

Nuestro chef

Una de las piezas de bollería más famosas de Madrid son los famosos bollos suizos. Una creación de lo más humilde surgida en el mítico Café Suizo de la capital de España y que poco a poco fueron interpretando otros cafés y pasteleros hasta convertirlos en una pieza mítica.

Para los que no lo conozcan, el bollo suizo es un bollo tipo brioche, con levadura, harina, mantequilla, leche y huevos que, como todo buen bollo que se precie, se consume recién horneado y que ofrece un bocado tostado por fuera y suave y airado por dentro.

Pese al misticismo que acompaña al bollo suizo, lo cierto es que es una pieza de bollería que resulta tremendamente económica. De hecho esa es la razón por la que se popularizó tanto y tan rápido.

Si quieres aprender a elaborar tus propios bollos suizos en casa y conseguir un resultado a la altura del conseguido en el obrador del café suizo de Madrid, no te pierdas la receta tradicional en versión fácil que te ofrecemos a continuación:

Ingredientes

 250 g harina de fuerza
 8 g levadura fresca
 1 huevo
 150 ml leche
 50 g azúcar
 5 g sal
 50 g mantequilla
Para decorar
 1 huevo(para pincelar)
 3 cucharadita azúcar

Cómo hacer Bollos suizos

1

Calentamos ligeramente la leche para poder disolver la levadura en ella. Una vez disuelta la echamos en un bol para amasar junto a la harina, el azúcar, un huevo medio batido y la sal. Lo mezclamos todo. Amasamos hasta que obtengamos una masa pegajosa.

2

Sumamos la mantequilla a dados de un centímetro y seguimos masando hasta que la masa se torne suave se despegue sola de las paredes del bol en el que estamos trabajando. Echamos un chorrito de aceite en el bol y la tapamos con film.

3

Dejamos que la masa repose en la nevera durante toda la noche. A la mañana siguiente, ya con el triple de tamaño, la amasaremos a mano para quitarle el oxígeno que se le habrá ido acumulando durante la fermentación.

Amasar el pan

4

Dividimos la masa en porciones de alrededor de 50 gramos y les damos forma de bola redonde y dura. Cuando las tengamos las colocamos sobre una bandeja de horno dejando espacio entre ellas, ya que aumentarán de tamaño durante el horneado.

5

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y los dejamos unos 50 minutos o hasta que doblen su tamaño y se hayan dorado ligeramente por encima.

6

Será entonces cuando los pincelemos con huevo batido. Le daremos varias capas, les hagamos una incisión en el centro y lo volvamos a hornear durante otros 20 minutos. Los sacamos, dejamos que pierdan temperatura y los sacamos para disfrutarlos.

Ingredientes

 250 g harina de fuerza
 8 g levadura fresca
 1 huevo
 150 ml leche
 50 g azúcar
 5 g sal
 50 g mantequilla
Para decorar
 1 huevo(para pincelar)
 3 cucharadita azúcar

Pasos

1

Calentamos ligeramente la leche para poder disolver la levadura en ella. Una vez disuelta la echamos en un bol para amasar junto a la harina, el azúcar, un huevo medio batido y la sal. Lo mezclamos todo. Amasamos hasta que obtengamos una masa pegajosa.

2

Sumamos la mantequilla a dados de un centímetro y seguimos masando hasta que la masa se torne suave se despegue sola de las paredes del bol en el que estamos trabajando. Echamos un chorrito de aceite en el bol y la tapamos con film.

3

Dejamos que la masa repose en la nevera durante toda la noche. A la mañana siguiente, ya con el triple de tamaño, la amasaremos a mano para quitarle el oxígeno que se le habrá ido acumulando durante la fermentación.

Amasar el pan

4

Dividimos la masa en porciones de alrededor de 50 gramos y les damos forma de bola redonde y dura. Cuando las tengamos las colocamos sobre una bandeja de horno dejando espacio entre ellas, ya que aumentarán de tamaño durante el horneado.

5

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y los dejamos unos 50 minutos o hasta que doblen su tamaño y se hayan dorado ligeramente por encima.

6

Será entonces cuando los pincelemos con huevo batido. Le daremos varias capas, les hagamos una incisión en el centro y lo volvamos a hornear durante otros 20 minutos. Los sacamos, dejamos que pierdan temperatura y los sacamos para disfrutarlos.

Bollos suizos

Deja una respuesta