Opciones de impresión:

Blinis caseros

Productos1 ServingTiempo de preparación10 minsTiempo de cocción15 minsTiempo Total25 mins

Quién dijo que las tortitas o pancakes no podían ser saladas o que no quedarían bien con salsas e ingredientes salados se equivocaba.

Y no lo digo yo. Lo dice el pueblo ruso al completo, donde hace siglos disfrutan de una llamativa versión de mini tortitas o mini pancakes que hacen servir como canapés, siendo este su entrante más famoso y consumido dentro y fuera de sus amplias fronteras.

Es por eso que en Divini Paladar, donde amamos las recetas internacionales, hemos decidido buscar la receta tradicional de los blinis para que podáis hacerla en casa en menos de media hora. El tiempo que emplearéis en tener listos unos delicioso blinis caseros.

Vamos, pues, a ver cómo hacer unos deliciosos blinis en casa siguiendo la receta más fácil y rápida que manejan los amantes del buen comer en la gran madre Rusia.

 1 huevo grande
 300 ml leche
 1 chorrito de limón exprimido
 50 grs trigo sarraceno
 40 grs harina de repostería
 ½ sobre de levadura seca de panadería
 1 cuchara mantequilla
 1 cucharilla miel
1

Es aconsejable que saques todos los ingredientes del refrigerador media hora antes de ponerte a cocinar para que puedas trabajarlos fácilmente. Dicho esto, para empezar vas a necesitar un bol grande en el que, primero, mezclar las harinas con ayuda de unas varillas finas, y luego, sumar la levadura de panadería con una pizca de sal para acabar mezclándolo todo bien.

2

Abres el huevo, separas la clara de la yema y reservas. En otro bol coges 60 ml de la leche y le echas un chorrito de limón hasta que se corte. Calienta el resto de la leche con la mantequilla en un cazo a fuego medio impidiendo que rompa en ebullición. Tápala con un paño limpio y déjala que fermente durante una hora más o menos.

Durante ese tiempo, monta la clara con una pizca de sal y, cuando esté casi a punto de nueve, se la agregas a la mezcla envolviéndola poco a poco.

3

Coge una sartén antiadherente, échale una cucharada de mantequilla y caliéntala a temperatura media. Busca una cuchara y llénala de mezcla para echarla a la sartén haciendo pequeños círculos del tamaño de un canapé.





4

Cocínalas durante un par de minutos hasta que veas que les salen pequeñas burbujas y les das la vuelta. Cuando estén dorados por ambos lados los colocas en un plato. Así hasta que los tengas todos.

5

Un buen acompañamiento para tus blinis caseros puede ser un poco de crema agria con salmón ahumado. Si lo prefieres, también puedes ponerles un poco de mahonesa y unas huevas o cualquier otro ingrediente salado que te guste y que le quede bien a unos canapés, en este caso, rusos. Lo importante es que los disfrutes.