Bannock escocés

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,
DificultadBásicoTiempo preparación10 minsTiempo cocinado25 minsTiempo total35 mins

Receta de Bannock escocés

Nuestro chef

Los amantes de los panes y las tortas tienen en el bannock escocés una elaboración que es completamente imposible que no les enamore.

Y es que el bannock no es otra cosa que una torta de pan de avena que se cocina en la sartén y que no requiere ni de amasados ni de levados para conseguirla.

Es por eso por lo que algunos cocineros se refieren a él como un falso al que se le puede ajustar el grosor al gusto, en busca de una torta fina y crujiente o una gruesa para abrir por la mitad y rellenar al gusto.

Esta es precisamente la que os traemos, ya que es más fácil darle salida. Así que si dispones de poco más de media hora, toma nota y sigue el paso a paso para hacer un estupendo bannock casero.

Ingredientes

 250 ml leche
 30 ml zumo de limón
 165 g harina de avena(o copos molidos)
 130 g harina de trigo
 3 g sal
 5 g bicarbonato sódico
 1 cucharada mantequilla o aceite(para engrasar)

Cómo hacer Bannock escocés

1

Empezamos haciendo un buttermilk casero. Para ello mezclaremos en un bol la leche con el zumo de limón recién exprimido. Lo dejamos reposar a temperatura ambiente durante unos quince minutos.

2

A continuación buscamos otro bol en el que echar la harina de avena, la harina de trigo, la sal y el bicarbonato. Hacemos un hueco en el centro y, poco a poco, echamos en él la leche cortad con limón, sin dejar de remover.

No hace falta que echemos toda la leche, ya que con unos 200 mililitros será suficiente.

3

En cuanto tengamos una masa que se pueda trabajar, pero que no esté pegajosa. La posaremos sobre una superficie limpia y la compactaremos dándole forma de disco.

La idea es que tenga un diámetro algo menos al de la sartén que vamos a utilizar para cocinarla. Si la queremos más fina, utilizaremos una sartén más grande y si la queremos más gruesa, una más pequeña.

4

En cuanto la hayamos compactado bien, le haremos la cruz con la ayuda de un cuchillo y la calentaremos, tras haber engrasado ligeramente la base de la sartén con mantequilla o aceite.

La cocinamos a fuego medio durante un cuarto de hora o hasta que veamos que el bannock está ligeramente tostado por ambas caras.

Ingredientes

 250 ml leche
 30 ml zumo de limón
 165 g harina de avena(o copos molidos)
 130 g harina de trigo
 3 g sal
 5 g bicarbonato sódico
 1 cucharada mantequilla o aceite(para engrasar)

Pasos

1

Empezamos haciendo un buttermilk casero. Para ello mezclaremos en un bol la leche con el zumo de limón recién exprimido. Lo dejamos reposar a temperatura ambiente durante unos quince minutos.

2

A continuación buscamos otro bol en el que echar la harina de avena, la harina de trigo, la sal y el bicarbonato. Hacemos un hueco en el centro y, poco a poco, echamos en él la leche cortad con limón, sin dejar de remover.

No hace falta que echemos toda la leche, ya que con unos 200 mililitros será suficiente.

3

En cuanto tengamos una masa que se pueda trabajar, pero que no esté pegajosa. La posaremos sobre una superficie limpia y la compactaremos dándole forma de disco.

La idea es que tenga un diámetro algo menos al de la sartén que vamos a utilizar para cocinarla. Si la queremos más fina, utilizaremos una sartén más grande y si la queremos más gruesa, una más pequeña.

4

En cuanto la hayamos compactado bien, le haremos la cruz con la ayuda de un cuchillo y la calentaremos, tras haber engrasado ligeramente la base de la sartén con mantequilla o aceite.

La cocinamos a fuego medio durante un cuarto de hora o hasta que veamos que el bannock está ligeramente tostado por ambas caras.

Bannock escocés

Deja una respuesta