Alioli casero

CategoríaCocinaMétodo de cocciónTags,

Receta de Alioli casero

Nuestro chef

El alioli, del valenciano 'allioli' o, lo que es lo mismo, ajo y aceite, es un condimento originario de esta zona de Levante que tiene a esos dos ingrendientes como base.

Una salsa que en su versión moderna algunos elaboran con huevo y que, según la tradición, debe hacerse en un mortero, a ser posible de madera.

En nuestro caso hemos recurrido a un mortero de cerámica que es lo único que se sale del método tradicional de preparación del alioli que aquí os presentamos para que podáis disfrutar de un ajoaceite casero de primera.

Si seguís el paso a paso de la abuela que encontrarás a continuación os quedará un alioli perfecto para disfrutar solo con un pedazo de pan o para aliñar unas patatas, una carne o una ensalada.

Ingredientes

 4 dientes de ajo(de 2 a 4 en función de lo suave o fuerte que se desee)
 aceite de oliva virgen extra
 1 pizca sal
 1 gota zumo de limón

Cómo hacer Alioli casero

1

Comenzamos pelando los ajos y retirándoles el corazón.

2

Buscamos nuestro mortero y vertimos un poco de sal para posteriormente aplastar los ajos hasta conseguir una pasta.

3

A continuación le llovemos unas gotas de limón y empezamos a vertir el aceite de oliva en un hilo fino sin dejar de dar vueltas con el mazo del mortero.

*Importante: las vueltas las tenemos que dar por la zona exterior del mortero evitando el fondo. Si lo hacemos así, no dejamos de echar de aceite en un finísimo hilo ni dejamos de removerlo se irá montando poco a poco.

4

Después de un rato dándole al mortero nos quedará una crema de tono mate. Si vemos que esta comienza a brillar es porque se empieza a cortar.

Si se nos corta, es recomendable volver a empezar limpiando bien el mortero antes de repetir la acción.

Si todo va bien, quedará un alioli como el de la foto de lo más delicioso.

Ingredientes

 4 dientes de ajo(de 2 a 4 en función de lo suave o fuerte que se desee)
 aceite de oliva virgen extra
 1 pizca sal
 1 gota zumo de limón

Pasos

1

Comenzamos pelando los ajos y retirándoles el corazón.

2

Buscamos nuestro mortero y vertimos un poco de sal para posteriormente aplastar los ajos hasta conseguir una pasta.

3

A continuación le llovemos unas gotas de limón y empezamos a vertir el aceite de oliva en un hilo fino sin dejar de dar vueltas con el mazo del mortero.

*Importante: las vueltas las tenemos que dar por la zona exterior del mortero evitando el fondo. Si lo hacemos así, no dejamos de echar de aceite en un finísimo hilo ni dejamos de removerlo se irá montando poco a poco.

4

Después de un rato dándole al mortero nos quedará una crema de tono mate. Si vemos que esta comienza a brillar es porque se empieza a cortar.

Si se nos corta, es recomendable volver a empezar limpiando bien el mortero antes de repetir la acción.

Si todo va bien, quedará un alioli como el de la foto de lo más delicioso.

Alioli casero

Deja una respuesta