Aceite picante de guindilla perfecto para pizza

DificultadBásicoTiempo preparación10 minsTiempo cocinado20 minsTiempo total30 mins

Receta de aceite picante de guindilla

Nuestro chef

El aceite picante de guindilla tiene una rica historia que se remonta a varias culturas y regiones que han utilizado la guindilla como parte integral de su gastronomía.

En Asia, especialmente en países como China, Tailandia, India y Corea, las guindillas se han utilizado durante siglos en diversas preparaciones culinarias.

El aceite picante de guindilla se convirtió en una forma popular de incorporar el picante en la cocina asiática. China, por ejemplo, es conocida por sus aceites picantes con guindilla que se utilizan en platos como el mapo tofu.

En las regiones mediterráneas, como Italia y España, el aceite picante de guindilla también se ha integrado en la cocina tradicional.

En Italia, el aceite picante de guindilla es un condimento común en la cocina del sur, donde se utiliza para realzar el sabor de platos como la pizza y la pasta.

Además de las versiones comerciales disponibles en los supermercados, muchas personas también elaboran su propio aceite picante de guindilla de forma artesanal, permitiendo variaciones en los ingredientes y niveles de picante según las preferencias personales.

Tener un aceite picante casero a mano siempre viene bien. Y es que son muchas las alegrías que puede darnos un aceite de guindilla preparado con un buen aceite y con la medida justa de picante que nos gusta.

Porque además de para aliñar ensaladas, dar un toque especial a pastas o pizzas, el aceite picante de guindilla es un condimento ideal para multitud de platos.

Por eso, y porque sois varios los que nos habéis pedida la receta del aceite picante de guindilla casero, os traemos la versión más sencilla y fácil de todas.

Así que si quieres ampliar tu despensa con un delicioso aceite de guindilla casero, toma buena nota de los ingredientes y del paso a paso que te proponemos a continuación.

Ingredientes

 1 l aceite de oliva virgen extra
 3 guindillas secas
 2 dientes de ajo
 1 hoja de laurel
 pimienta negra en grano(opcional)
 tomillo en rama(opcional)
 pimentón picante(opcional)
 albahaca(opcional)

Cómo hacer aceite picante de guindilla

1

Existen dos formas de elaborar un aceite picante de guindill casero. Una es metiendo todos los ingredientes en el aceite y dejarlo macerar y la segunda es calentando el aceite a fuego lento con los distintos ingredientes mencionados.

Aunque los dos valen, el segundo proporciona una sabor mucho más aromático, por lo que en esta receta nos vamos a quedar con la opción 2.

2

La clave en ambas es, por un lado, escoger un buen aceite de oliva virgen extra y, por otro, limpiar bien las guindillas, retirándole las semillas para evitar que el punto de picante se nos vaya de las manos.

3

Una vez tengas las guindillas listas, pela los ajos, córtalos en láminas y limpia la hoja de laurel. Si vas a recurrir la opción 1, mete todo esto en un tarro con el aceite y las especias y déjalo en un lugar fresco y seco durante cuatro semanas.

4

En el caso de que prefieras conseguir el máximo sabor con la elaboración más corta posible, busca una sartén, ponla a fuego bajito y echa los ajos, la guindilla y el laurel y déjalos durante diez minutos al mínimo.

Cuando queden un par de minutos, agrégale las especias y, por último, mete tu aceite picante de guindilla en un tarro y consérvalo en un lugar fresco y seco durante unos días. Tu aceite picante de guindilla ya está listo.

Ingredientes

 1 l aceite de oliva virgen extra
 3 guindillas secas
 2 dientes de ajo
 1 hoja de laurel
 pimienta negra en grano(opcional)
 tomillo en rama(opcional)
 pimentón picante(opcional)
 albahaca(opcional)

Pasos

1

Existen dos formas de elaborar un aceite picante de guindill casero. Una es metiendo todos los ingredientes en el aceite y dejarlo macerar y la segunda es calentando el aceite a fuego lento con los distintos ingredientes mencionados.

Aunque los dos valen, el segundo proporciona una sabor mucho más aromático, por lo que en esta receta nos vamos a quedar con la opción 2.

2

La clave en ambas es, por un lado, escoger un buen aceite de oliva virgen extra y, por otro, limpiar bien las guindillas, retirándole las semillas para evitar que el punto de picante se nos vaya de las manos.

3

Una vez tengas las guindillas listas, pela los ajos, córtalos en láminas y limpia la hoja de laurel. Si vas a recurrir la opción 1, mete todo esto en un tarro con el aceite y las especias y déjalo en un lugar fresco y seco durante cuatro semanas.

4

En el caso de que prefieras conseguir el máximo sabor con la elaboración más corta posible, busca una sartén, ponla a fuego bajito y echa los ajos, la guindilla y el laurel y déjalos durante diez minutos al mínimo.

Cuando queden un par de minutos, agrégale las especias y, por último, mete tu aceite picante de guindilla en un tarro y consérvalo en un lugar fresco y seco durante unos días. Tu aceite picante de guindilla ya está listo.

Aceite picante de guindilla perfecto para pizza

Deja una respuesta