Pescado: todo lo que debes saber sobre este alimento

El pescado es uno de esos ingredientes b√°sicos que no pueden faltar en la cesta de la compra de nadie.

Seg√ļn todos los expertos nutricionistas debe ser el pescado quien nos aporte gran parte de las prote√≠nas que consumimos. De ah√≠ que deba ser la carne que m√°s consumamos, entre el pescado blanco y el pescado azul.

Entre ambos pescados debemos consumirlo entre 4 y 5 veces a la semana, lo que lo convierten en un alimento esencial.

Pese a ello son muchas las personas que apenas conocen bien el pescado y todo lo que le rodea. Por eso nos hemos lanzado a revelar algunas curiosidades de este superalimento que llevamos comiendo desde que el hombre es hombre.

Curiosidades sobre el pescado

1. A la hora de comprarlo es importante que, si optamos por un pescado entero, le pidamos al pescatero que le quite las escamas y las tripas en seco, ya que la humedad propicia la aparici√≥n de bacterias que recortan su tiempo de consumo. Por ello te recomendamos que, si no lo hace √©l, o lo hace con agua, seas t√ļ quien lo limpie en casa.

2. El pescado es un producto especialmente perecedero. Este apenas dura unas horas en la nevera sin empezar a degradarse, tanto a nivel de sabor como nutricional. La mejor forma de lavarlo en casa es con un pa√Īo de cocina y, lo repetimos, sin agua.

3. El pescado que compramos no deber√≠a llegar a nuestras casas con ninguna marca, ni de golpes, ni de congelaci√≥n. De ser as√≠ sabremos que no se ha respetado la cadena de fr√≠o y que en alg√ļn momento se ha descongelado, con lo que eso puede suponer para la salud de quien lo ingiere. Por ello, si aprecias marcas o cristales de hielo en su carne, des√©chalo de inmediato.

4. La temperatura a la que debe conservarse el pescado es entre dos grados bajo cero y dos grados sobre cero. Por encima de esos guarismos se da√Īar√° su carne y por debajo lo recongelar√°. Evitar que entre en contacto con el hielo o la humedad de la nevera o el congelador es necesario para consumirlo de forma √≥ptima.

5. Si lo compras fresco o lo sacas de la nevera antes de cocinarlo evita que este este suelte sus jugos. Algo que sucederá en cuanto esté unos minutos en un plato sin frío. Una vez comienza a echarlos también arranca su descomposición, con lo que eso supone. Si no tienes previsto consumirlo nada más comprarlo te recomendamos que lo filetees, lo pongas en una bandeja para que no absorba sus líquidos y que lo guardes en una bolsa para pescado.

6. Tan importante como mantener la temperatura correcta y evitar que le dé la humedad es que el ventilador le impacte de frente y lo seque. Por eso debemos taparlo en una bolsa especial para pescado y, cuando vayamos a cocinarlo, secarlo bien con un trapo y sin agua, como venimos comentando a lo largo de este post.

7. El pescado fresco que ha seguido la cadena de frío a la perfección puede durar más de dos días en la nevera, siempre que se conserve como venimos indicando, sin escamas, sin tripas, sin cabeza y sin parpatanas, partes que no soportan tanto tiempo como la carne.

8. Muchas de las ocasiones en las que un pescado queda excesivamente blando tras cocinarse se debe a la presencia de un par√°sito que se desarrolla en sus branquias y que, aunque no resulta nocivo, arruina muchas elaboraciones de pescado.

9. De algunos pescados, como del cerdo, hasta los andares. Y es que además de la carne podemos aprovechar el hígado o el corazón asados, la sangre cuajada, las morcillas vuelta y vuelta, las escamas fritas o las huevas.

Deja una respuesta