¿Cuánto de importante es contar con maquinaria de hostelería de calidad en un bar o restaurante?

Maquinaria de hostelería

El sector de la hostelería está viviendo un momento muy duro desde hace un año. La pandemia del coronavirus ha tenido como consecuencias el cierre de miles de bares que no han podido soportar las continuas oleadas del virus y las decisiones de cierres y aperturas comerciales o limitación a la movilidad.

Desde la industria señalan la falta de compromiso por parte del Gobierno central y de las administraciones regionales para surtir de ayudas directas a los más afectados, y  recuerdan que el sector empleaba a finales de 2019 a 1,7 millones de trabajadores en más de 300.000 establecimientos.

En el Anuario de la Hostelería de España 2019, presentado por la patronal Hostelería de España, se indica que la facturación total de todos los establecimientos del sector superó los 123.000 millones de euros, lo que se corresponde con más de un 6,2%.

Con estos datos parece más que evidente que no hay que dejar morir la hostelería, hay que seguir impulsando el proceso de vacunación y potenciar las ayudas directas, porque hoy en día es toda una proeza abrir un negocio de este tipo.

Hostelería Barata, toda la maquinaria necesaria para equipar un restaurante

El apartado de maquinaria es una de las inversiones más potentes a la hora de abrir un restaurante. No obstante, esta tarea requiere de mucha inteligencia y cumplir con otra serie de condicionantes, como adaptar el espacio disponible y ajustar el equipamiento a este factor, saber qué uso se le va a dar a la maquinaria y conocer aspectos como las tomas de agua y de luz, imprescindibles para el montaje de la cocina.

Por ello, desde Hostelería Barata ofrecen una ayuda indispensable para cubrir las carencias en este apartado. Esta empresa es una tienda online especializada en maquinaria hosteleria que cubre todos los requisitos para comenzar a funcionar con un negocio.

Todos los equipos y suministros se comercializan previo paso de controles estrictos de calidad para garantizar un uso correcto del equipamiento, sea cual sea el negocio a cubrir: hoteles, bares, restaurantes, chiringuitos.

A su vez, están especializados en aparatos y dispositivos de hostelería de calor, frío y lavado. Del mismo modo, amplían su negocio al menaje y utensilios propios del sector y al mobiliario. Todo ello a un precio muy competitivo y con asesoría en caso de duda, así como garantía de funcionamiento.

¿Qué maquinaria necesita un restaurante para comenzar a funcionar?

El total de maquinaria, incluyendo mobiliario y utensilios, que requiere cualquier negocio de hostelería para funcionar es muy elevado. Los ejemplos que numeramos a continuación son solo los más básicos, pues el total de aparatos va a depender de la tipología del negocio, el tamaño y las características propias.

En cualquier caso, podemos establecer diferencias entre aparatos de cocinado, de almacenamiento, de fregado y de conservación. La lista es larga, pero insistimos en que puede que nos dejemos alguno sin citar.

Cámaras frigoríficas y cámaras congeladoras, horno para pizza que puede ser sustituido por un horno tradicional si no se trabaja mucho con este tipo de productos, microondas industrial, freidora, licuadora , cocina industrial y campana extractora, plancha eléctrica, fregaderos, batería de cocina, máquinas de hielo, batidoras, amasadoras, cafeteras, picadora de carne, tostadora, abatidor de temperatura, mesa de trabajo, cortadora de fiambre, menaje de cocina, muebles de catering, vitrinas, estantes…

Y lo mejor de todo es que una vez se vaya equipando el local, la lista se puede hacer aún mayor. Por ello, es importante dotarse primero de aquello que es esencial para poner en marcha el restaurante o el bar, y a partir de ahí, ir adquiriendo más equipamiento en función de las necesidades.

¿Por qué acudir a equipamiento de calidad?

La maquinaria de hostelería es todo aquel equipamiento para un negocio en este sector que tenga influencia directa sobre el mismo. De este modo, entran dentro de este conjunto desde un frigorífico a una campana extractora, pero también un abrelatas o un calentador de agua para infusiones.

Por norma general, este tipo de artículos básicos están construidos para ser resistentes y duraderos, por lo que no es lo mismo adquirir maquinaria doméstica que industrial. En este último caso su diseño no es tan vistoso, pero sí es más completo y funcional para dar servicio a muchos comensales.

Otro apunte importante es que la maquinaria industrial tiene mayor capacidad. Lo vemos por ejemplo en las tostadoras o las cámaras congeladoras. En los ambientes domésticos basta con tener un pequeño congelador en la nevera en muchos casos. Para la maquinaria de hostelería, dependiendo del negocio, hará que acudir a grandes cámaras.

En este grupo de aparatos y dispositivos, los motivos estéticos quedan en un segundo plano, pero lo que sí ha de cuidarse profundamente es la calidad del producto, para decantarse por materiales de fácil limpieza que sean resistentes, duraderos y de calidad.

Deja una respuesta