Hidromiel ecológico desde el corazón de Asturias

Hidromiel ecológica

¿Aún no has probado el hidromiel? Esta bebida milenaria, elaborada mediante la fermentación controlada de una mezcla de miel y agua, es una de las bebidas de baja graduación alcohólica más antiguas de la historia.

Y es que existen referencias de su consumo en épocas y culturas muy diferentes: a modo de ejemplo, se sabe que era consumida por los antiguos egipcios y también por los vikingos.

Pero no hablemos solo del pasado: el hidromiel también es una bebida del presente y del futuro, como bien demuestran en Zángana, una empresa asturiana cuya especialidad es la producción de hidromiel de primera categoría y que dispone de una de las bebidas ecológicas más interesantes del mercado.

Hidromiel Zángana: calidad, ecología y responsabilidad social

Hidromiel ecológica Zángana

En concreto, Zángana produce y comercializa hidromiel ecológica, una bebida bio, natural y, además, deliciosa para el paladar.

Se trata de una bebida de muy baja graduación alcohólica, sin gluten, sin conservantes ni aditivos artificiales, apta para ser consumida por personas con celiaquía y por la mayoría de quienes sufren alguna alergia.

Para elaborar el hidromiel, esta empresa emplea ingredientes naturales, como la miel 100 % española, el agua de manantial y la levadura.

De esta forma, se respeta el medio ambiente y la biodiversidad. Además, se favorece la viabilidad de los negocios de los emprendedores asturianos y nacionales de estas materias primas.

Un lujo para el paladar

Mujer bebiendo y disfrutando de un vaso de hidromiel

Los distintos tipos de Hidromiel Zángana se distinguen por su sabor único y su ligera gasificación natural. Las graduaciones alcohólicas oscilan entre los 5,2º y los 8,5º, según si la variedad de hidromiel es más dulce o más seca.

Sean cuales sean tus preferencias, encontrarás un hidromiel que las satisfaga, tanto si estas son gustativas como si están relacionadas con tu modo de entender la vida.

A este último respecto, en esta tienda dispones de un hidromiel elaborado exclusivamente con miel asturiana certificada. También puedes optar por su hidromiel 100 % ecológico, con certificación de COPAE (Consejo de la Producción Agraria Ecológica del Principado de Asturias).

En resumidas cuentas, el Hidromiel Zángana es una bebida natural, que puedes disfrutar en cualquier ocasión y en cualquier lugar. Además, es muy versátil, apta para ser degustada en solitario o para ser maridada con todo tipo de comidas.

¿Qué te aporta esta bebida?

Además de disfrutar de su bouquet exclusivo y único, cuando pruebes el Hidromiel Zángana te sentirás conectado con las antiguas tradiciones de los pueblos asturianos. Y es que esta bebida se elabora de forma totalmente artesanal en el corazón de Asturias, uniendo el concepto de bebida alcohólica más antigua de la humanidad con las innovadoras técnicas actuales.

Pero todo lo que te digamos no es suficiente para describir lo que experimentarás degustando esta bebida sostenible: lo mejor es que lo compruebes tú mismo. Para hacerlo, todo lo que has de hacer es entrar en la tienda online y seleccionar una de sus variedades de hidromiel.

Y si no sabes muy bien con cuál quedarte, te recomendamos que te inclines por uno de sus packs de degustación. Dispones de lotes de seis y de doce botellas de 33 centilitros que te permitirán saborear todas las variedades de hidromiel disponibles en Zángana.

Un poco de historia

Historia de la hidromiel

Su historia se remonta a la antigüedad, y se cree que es una de las primeras bebidas alcohólicas producidas por los seres humanos.

La hidromiel tiene sus raíces en varias culturas antiguas en todo el mundo. Se han encontrado evidencias arqueológicas de la producción de hidromiel en China, Egipto, Grecia y Roma, así como en la cultura vikinga en Europa del Norte.

En China, se tiene registro de la hidromiel en textos antiguos que datan de al menos 7000 a.C. La bebida era conocida como «jiu» y se elaboraba a partir de arroz, miel y frutas.

En el antiguo Egipto, la hidromiel era apreciada y se consumía tanto en rituales religiosos como en la vida cotidiana. Se le atribuían propiedades medicinales y se consideraba un símbolo de la fertilidad.

En la antigua Grecia y Roma, la hidromiel era conocida como «ambrosía» y «nectar«. Era considerada la bebida de los dioses y se asociaba con la inmortalidad y la celebración. Los poetas y escritores de la época a menudo mencionaban la hidromiel en sus obras.

Durante la Edad Media, la hidromiel era una bebida popular en Europa. Se producía en monasterios y hogares, y su popularidad continuó durante varios siglos.

Los vikingos son famosos por su consumo de hidromiel. La bebida era parte de sus festividades y celebraciones. La hidromiel también estaba vinculada a la mitología nórdica, y se creía que tenía propiedades mágicas y curativas.

Con la llegada de otras bebidas alcohólicas como la cerveza y el vino, la popularidad de la hidromiel disminuyó en muchas partes del mundo. Sin embargo, en tiempos más recientes, ha experimentado un resurgimiento en la escena de las bebidas artesanales y está ganando popularidad entre los amantes de la cerveza y el vino.

Hoy en día, la hidromiel se elabora de diversas maneras y viene en una variedad de estilos y sabores. Algunos productores modernos están experimentando con ingredientes adicionales, como frutas, hierbas y especias, para crear hidromieles únicas y creativas.

Preguntas frecuentes (FAQ)

Preguntas frecuentes sobre hidromiel

¿Cuál es el contenido alcohólico de la hidromiel?

El contenido alcohólico de la hidromiel puede variar, pero generalmente oscila entre el 8% y el 20%, aunque algunos tipos pueden tener niveles más altos.

¿Cuáles son los tipos de hidromiel?

Hay varios tipos de hidromiel, que varían según los ingredientes utilizados y los métodos de elaboración. Algunos ejemplos incluyen la hidromiel seca, la hidromiel dulce, la hidromiel especiada y la hidromiel con frutas.

¿La hidromiel es similar a la cerveza o al vino?

Aunque la hidromiel comparte características con la cerveza y el vino, tiene sus propias peculiaridades. No se basa en granos como la cerveza ni en uvas como el vino, sino en la fermentación de la miel. Tiene una amplia gama de sabores y puede ser carbonatada o no, dependiendo del estilo.

¿Se puede hacer hidromiel en casa?

Sí, muchos entusiastas de la hidromiel elaboran su propia bebida en casa. Sin embargo, el proceso requiere cuidado y conocimientos sobre la fermentación. Se pueden encontrar recetas y kits para principiantes, pero es importante seguir prácticas de higiene y seguridad.

¿Cuál es la temperatura de servicio de la hidromiel?

La hidromiel se puede disfrutar a diferentes temperaturas según el gusto personal. Algunas personas prefieren servirla fría, similar a la cerveza, mientras que otros la disfrutan a temperatura ambiente o ligeramente caliente, como el vino.

¿La hidromiel tiene beneficios para la salud?

En cantidades moderadas, algunas personas consideran que la hidromiel tiene beneficios para la salud debido a ciertos compuestos presentes en la miel. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol puede tener efectos negativos para la salud, y es importante beber con responsabilidad.

¿La hidromiel contiene gluten?

No, la hidromiel no contiene gluten de forma natural, ya que se elabora a partir de miel y agua. Sin embargo, algunos productores pueden agregar ingredientes que contienen gluten, como cebada o trigo, por lo que es importante revisar las etiquetas si se tiene sensibilidad al gluten.

¿Cuánto tiempo tarda en fermentar la hidromiel?

El tiempo de fermentación de la hidromiel puede variar según la receta y las condiciones de fermentación, pero generalmente toma varias semanas. Algunos tipos de hidromiel, como los más robustos o envejecidos, pueden requerir meses o incluso años.

¿La hidromiel puede envejecerse?

Sí, muchos aficionados a la hidromiel practican el envejecimiento para desarrollar sabores más complejos y suavizar la bebida. Se puede envejecer en barricas de roble u otros recipientes adecuados.

¿Hay hidromieles con gas (carbonatadas)?

Sí, algunos tipos de hidromiel son carbonatados, lo que significa que contienen burbujas similares a las de la cerveza. La carbonatación puede lograrse de forma natural durante la fermentación o añadiendo gas carbónico antes del embotellado.

¿La hidromiel tiene variedades secas y dulces?

Sí, la hidromiel puede clasificarse en variedades secas, semisecas, semidulces y dulces, dependiendo de la cantidad de azúcar residual después de la fermentación. Las variedades secas tienen menos azúcar residual y son más similares al vino seco.

¿Es la hidromiel una bebida vegana?

En su forma básica, la hidromiel es vegana, ya que se elabora a partir de miel y agua. Sin embargo, algunos productores pueden utilizar aditivos o procesos que no cumplen con las prácticas veganas, por lo que es recomendable revisar las etiquetas o consultar con el fabricante.

¿La hidromiel tiene un impacto ambiental?

El impacto ambiental de la hidromiel depende de diversos factores, como la fuente de miel utilizada y las prácticas de producción. Optar por productores que sigan prácticas sostenibles y utilicen ingredientes locales puede reducir el impacto ambiental.

¿Puede la hidromiel causar resacas?

Como con cualquier bebida alcohólica, consumir hidromiel en exceso puede causar resacas. La cantidad de resaca puede variar según la cantidad consumida y la tolerancia individual. Beber con moderación y acompañar con agua puede ayudar a mitigar este efecto.

¿La hidromiel tiene fecha de caducidad?

La hidromiel puede envejecer y desarrollar sabores más complejos con el tiempo, pero generalmente no tiene una fecha de caducidad estricta. Sin embargo, algunos estilos pueden mejorar con el envejecimiento, mientras que otros son mejores cuando se consumen más frescos.

¿Puedo cocinar con hidromiel?

Sí, la hidromiel puede ser un ingrediente interesante en la cocina. Se puede utilizar para marinar carnes, glasear verduras, hacer salsas y agregar un toque único a postres. Experimentar con recetas puede ofrecer nuevas y deliciosas formas de disfrutar de la hidromiel.

Deja una respuesta