¿Quieres conocer las diferencias entre gazpacho y salmorejo?

Diferencias entre gazpacho y salmorejo

Ya estamos en pleno verano y hay días en los que solo nos apetecen cosas fresquitas para comer. En el sur de España lo tienen claro, ya que es donde más aprieta el calor. Así pues, son los que han sacado uno de los dos platos más conocidos de nuestra gastronomía. Se trata del gazpacho andaluz y del salmorejo, dos comidas prácticamente iguales para los que no las conocen, pero totalmente diferentes en cuanto al sabor. Así es que, ¿cuál es la diferencia entre la receta de gazpacho andaluz y la receta de salmorejo?

Diferencias entre el gazpacho y el salmorejo

Tanto uno como el otro, son dos comidas típicas andaluzas y, aunque las diferencias entre ambos puedan parecer obvias para algunos, para otros no lo son tanto y necesitan ser analizadas.

A primera vista, la diferencia principal entre uno y otro es la textura, el gazpacho es más líquido y se puede tomar bebido. El salmorejo, por su parte, tiene una consistencia espesa y más fina, parecida al puré y tiene que tomarse en cuchara, es imposible beberlo. En cuanto al color, quizá el primero es algo más rojo que el segundo, el cual tiene un aspecto un poco más anaranjado. Aunque esto puede ser cuestionado dependiendo de la receta que elija cada uno.

Misma base, pero ingredientes diferentes

En cuanto a su elaboración, es verdad que los dos platos usan el tomate triturado y el ajo como base. Además, ambos llevan pan, aceite de oliva y sal. Pero el gazpacho andaluz lleva, además, pepino, pimiento verde, vinagre y agua opcional.  Aun así, la receta de salmorejo lleva más aceite y más pan que el gazpacho, que lo lleva en menor medida. Estas son las diferencias principales entre uno y otro.

Otra diferencia que puede pasar más desapercibida, aunque no menos importante, es la guarnición de cada uno. Si el gazpacho acostumbra a acompañarse de una picada de cebolla, pepino, pimiento verde y tomate troceados por encima, el salmorejo lo hace con un huevo duro y jamón serrano troceados, además de un chorro de aceite de oliva.

Para que queden claras las diferencias y por si alguien se ha quedado con las ganas de probar ambos platos, a continuación podréis encontrar tanto la receta del gazpacho andaluz como del salmorejo. Las dos recetas son variables en cantidades según quien las haga. Además, hay quien no concibe el gazpacho andaluz sin la cebolla o el pimiento rojo, aunque la verdadera receta tradicional no los lleva.

Receta de gazpacho andaluz

Ingredientes:

  • 1 kg de tomates pera maduros
  • 1 pepino
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1 diente de ajo (o 2 si os gusta más)
  • 100 gr de pan que tenga 1 día o 2
  • 250 ml de agua
  • 30 ml de vinagre
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 5 gr de sal

Preparación:

  1. Empezamos lavando todas las verduras.
  2. Pelamos los tomates pera, los troceamos y los ponemos en el vaso de la trituradora. A continuación, los batimos con la batidora hasta que quede un jugo.
  3. Añadimos el resto de los ingredientes sólidos troceados y hacemos lo mismo, batimos hasta que esté líquido.
  4. Seguidamente, ponemos el aceite de oliva, el vinagre y la sal.
  5. Para finalizar, añadimos el agua. Probamos la mezcla y rectificamos de aceite, vinagre o sal, según nuestro gusto.

Notas:

  • Se puede hacer una picadita aparte con cebolla, pimiento verde, tomate y pepino, todo picado muy fino para añadir encima del gazpacho ya emplatado.
  • Se puede pasar por un colador para que quede más fino. En este caso, no hace falta pelar los tomates antes.
  • El agua es opcional, hay a quien le gusta el gazpacho más espeso y prefiere no añadir agua.
  • Además de la receta tradicional, existen varias versiones no tan extendidas, pero igualmente sabrosas como son las del gazpacho de cerezas, el de fresas o el de sandía. Como veis, es un plato que puede dar mucho de sí y que se adapta a todos los gustos.

Receta de salmorejo

Ingredientes:

  • 1 kg de tomates pera
  • 200 gr de pan que tenga más de un día
  • 1 diente de ajo
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal

Preparación:

  1. Lavamos los tomates, los pelamos, los troceamos y los ponemos en un vaso para batidora. Los batimos hasta que quede líquido.
  2. A continuación, añadimos el pan y lo dejamos 10 minutos para que se impregne bien del tomate. Pasado este rato, añadimos el ajo y batimos.
  3. Agregamos el aceite y la pizca de sal al gusto.

Notas:

  • Podemos poner huevo duro y jamón serrano troceados y agregarlo encima del salmorejo ya emplatado. Terminamos el plato con un chorro de aceite de oliva por encima.

En definitiva, ambos platos, a pesar de sus similitudes, son comidas que se cocinan de forma diferente. Habiendo visto ya como hacer cada uno de ellos, ya sobran las excusas para que, aquellos que todavía no conocían la diferencia entre el gazpacho andaluz y el salmorejo, se pongan manos a la obra y aprovechen estos días veraniegos para cocinar estos platos tan frescos que nos ayudarán a pasar las peores horas de calor.

Deja una respuesta