Consejos para alargar la vida de los alimentos

Hay pocos actos más desagradables que tener que tirar la comida que hemos comprado con intención de comerla y que, por H o por B, se nos ha pasado hasta el punto de resultar incomestible.

Es por eso que es tan importante organizar bien las compras, las cantidades y las elaboraciones que realizamos a cabo, adem√°s de tener en cuenta las temporadas y la capacidad perecedera de cada uno de los alimentos que componen nuestra despensa.

Dicho esto, no est√° de m√°s saber -de hecho es tremendamente importante saberlo- que existen formas para prolongar la vida de todos los alimentos que compranos, independientemente de que se traten de productos congelados o frescos.

Gestos de lo m√°s sencillos que, adem√°s de ahorrarnos el terrible gesto de tener que enviar al vertedero comida por nuestra ineficacia en la organizaci√≥n alimentaria, nos permitir√°n ahorrar una buena cantidad de dinero a final de a√Īo.

Veamos, pues, cu√°les son los consejos que podemos seguir para no tener que volver a tener que tirar alimentos nunca m√°s.

Cómo prolongar la vida de los alimentos

1- Revisa a diario el estado de todas las frutas que tengas, tanto en el bodegón como en la necera. Y es que basta con que una de ellas se empiece a estropear para que se eche a perder el resto. Es importante subrayar que, a menudo, basta con retirar las partes estropeadas para salvar las piezas afectadas. También que si se nos pasan, quizás no sean ideales para disfrutar a bocados, pero sí para hacer una mermelada o una compota.

2- Recuerda que los frutos rojos y silvestres y los plátanos deben consumirse antes que el resto. Aquellas personas que compran mucha fruta de golpe para ir consumiendo a lo largo de la semana no tienen en cuenta que algunos productos pueden echarse a perder en cuestión de horas. Por eso es importante que se consuman en los primeros días.

3- Evita almacenar alimentos en el congelador. Si bien esta opci√≥n nos permite prolongar la vida de los alimentos, tambi√©n lo es que, si no se dispone de elementos dise√Īados para albergar alimentos a bajas temperaturas, pueden verse afectados por la humedad y los olores. Por lo que, si no es necesario, es mejor no guardar productos frescos en el congelados a la espera de su consumo. Nada como comprar lo que tenemos previsto comer cada d√≠a, o cada dos d√≠as.

4- No laves la fruta o la verdura antes de guardarla. La humedad afecta notablemente al estado de conservación de las frutas y las verduras recortando su tiempo ideal de consumo. Por eso es mejor lavarlas antes de consumirlas y, si no nos queda más remedio que guardarlas, lavarlas y cortarlas antes de meterlas en el recipiente adecuado.

5- Asa y congela aquello que est√© a punto de perderse. Una manera de alargar la vida de los alimentos es as√°ndolos y congel√°ndolos, antes de guardarlos en bolsas dise√Īadas espec√≠ficamente para nevera o congelador.

6- No vayas de compras con hambre. Está demostrando que cuando se compra justo antes de comer o cenar se compra más y, también, que el resultado final es que se tira más comida a la basura.

7- Anota la comida fresca que tienes dentro y fuera de la nevera y organízate para consumirla. Llevar un registro en un papel o una pizarra te ayudará a echar mano cada día a aquello que cuenta con una vida óptima más corta, lo que te evitará tener que tirar comida.

8- Revisa bien la fecha de caducidad de todos los alimentos que compras. Echa un ojo al final de las estanterías y llévate los que tengan la fecha de caducidad más lejana.

9- Recurre a la cocina de aprovechamiento. Guarda todas las sobras de comida que tengas y, antes de ponerte a cocinar ojea que tienes en la nevera y aprovéchalo. Un gesto que ayudará a ahorrar y que te evitará tener que llenar la basura con alimentos.

Deja una respuesta