Cómo hacer una buena salsa de yogurt y mostaza

El objetivo de las salsas y aderezos es, básicamente, aportar un valor añadido a los platos sobre los que caen.

Un buen ejemplo de salsa que es capaz de sublimar y llevar a otro nivel a un buen número de ingredientes es la de yogurt y mostaza.

Una elaboración sencilla que, eso sí, requiere de cierta mano y del uso de algunas herramientas como las yogurteras para sacarles el máximo partido.

Es por eso por lo que, antes de contaros cómo preparar una estupenda salsa de yogurt y mostaza casera, os recomendamos visitar esta web sobre yogurteras. Dicho esto, vamos al lío.

Cómo preparar una buena salsa de yogurt y mostaza

A continuación te mostramos los ingredientes que necesitas para elaborar una estupenda salsa de yogurt y mostaza y el paso a paso para tenerla lista en apenas cinco minutos.

Ingredientes de la salsa de yogurt y mostaza

1 yogur natural
1 cucharada de Mostaza de Dijon
½ limón exprimido
Ajo picado o ajo en polvo (opcional)
Tahini (opcional)
Cualquier hierba fresca picada (opcional)

Elaboración de la salsa de yogurt y mostaza, paso a paso

  1. La elaboración de esta salsa o aderezo no puede ser más sencilla. Lo primero que tendrás que hacer es encargarte de la mise en place. Prepara todos los ingredientes y utensilios que vayas a necesitar y disponlos sobre la encimera o mesa sobre la que vas a trabajar. Por absurdo que parezca, la mayoría de recetas que acaban en fracaso es precisamente por saltarse este paso. Con ello evitaremos que nos olvidemos de algún ingrediente o que no lo incorporemos en el orden correcto. Así que no caigas en el mismo error.
  2. Hazte con un bol mediano y añade el yogur. Cualquier yogur natural no azucarado te servirá pero te recomendamos escoger uno tipo griego ya que, además, aportará cremosidad a la salsa.
  3. Añade una cucharada de mostaza y el zumo exprimido de medio limón. Después incorpora la mezcla con la ayuda de unas varillas o un tenedor.
  4. Unifica la mezcla hasta obtener una masa homogénea y pruébala con una cucharita. Es el momento de rectificar el punto de sal si lo vieras necesario y añadir más cantidad de mostaza o limón hasta que quede a tu gusto.
  5. Con esto, la base de nuestra salsa ya estaría lista. A partir de aquí, puedes utilizar tu imaginación o tirar de despensa y personalizarla como más te guste. Por ejemplo, añadir perejil o eneldo picadito le aportará un toque fresco, un poco de ajo picado o en polvo potenciará su sabor o un poco de pasta de sésamo le dará untuosidad.

Si te sobra un poco, métela en un tarro y guárdala en la nevera. Allí te aguantará perfectamente durante cuatro o cinco días.

Al ser una salsa sabrosa y bajo en calorías es perfecta para utilizarse como aderezo en todo tipo de platos ligeros, así que seguro le acabas dando uso en alguna ensalada que te prepares en los días posteriores a la elaboración de tu salsa de yogurt y mostaza casera.

Deja una respuesta