¿Cómo abrir una botella de vino sin sacacorchos?

A pesar de que se trata de un utensilio de cocina básico que todos tenemos en casa son muchas las ocasiones en las que queremos abrir una botella de vino y no disponemos de un sacacorchos para hacerlo.

Para evitar tener que renunciar al placer de disfrutar de un buen vino o comprometer el estado de la boquilla es necesario conocer algunas técnicas de apertura alternativas al descorchado tradicional.

Por suerte, son varios los métodos que existen para abrir una botella de vino sin sacacorchos de forma segura en cuestión de segundos.

Para conseguir un resultado digno de sommelier de vinoteca, eso sí, deberás emplearte a fondo, ya que solo si eres cuidadoso, paciente y demuestras tener un poco de destreza podrás descorchar y disfrutar una buena botella de vino sin necesidad de un sacacorchos.

10 formas de descorchar una botella de vino sin sacacorchos

Empujar el corcho hacia dentro

Este es, sin duda, el método más sencillo para abrir una botella sin sacacorchos. Para ello te puedes ayudar de una cuchara o de un objeto fijo que aguante los empujones que necesitarás imprimirle hasta conseguir que el corcho acabe cayendo al interior de la botella.

Dado que es altamente probable que durante el proceso caigan restos de corcho en el vino te recomendamos tamizarlo con un filtro para té para poder degustarlo limpio de tropezones cuando te lo bebas.

Con un zapato

Se trata de una versión sofisticada del método clásico para sacar el corcho golpeando la base de la botella de vino contra la pared.

Para evitar que la botella de vidrio se rompa y el caldo encarnado acabe esparcido por toda la pared, protege la base de la botella insertándola dentro de un zapato de suela plana y ajústala con un trapo y/o unos calcetines.

A continuación, golpea la suela del zapato suavemente contra la pared hasta que el empuje del vino consiga sacar el corcho lo suficiente como para poder retirarlo con los dedos.

Con trapos en la base para golpear la botella

Otra alternativa al método para descorchar a base de golpes en la pared pasa por cubrir y proteger el culo de la botella de vino con trapos de cocina.

Para no dañar ni la pared ni la botella deberás ir dando pequeños golpes de poca intensidad hasta que consigas sacar más de la mitad del corcho. En cuanto se deje, retíralo con los dedos.

Con un cuchillo

Para abrir una botella de vino con un cuchillo deberás buscar uno que tenga la punta pronunciada y su filo serrado.

El procedimiento es bien sencillo. Basta con que introduzcas el cuchillo en el centro del corcho entre 1 y 2 centímetros para posteriormente tirar del mango hacia arriba realizando un movimiento circular como el que haces cuando utilizas un sacacorchos.

Ten mucho cuidado para no cortarte y, también, para no derramar trozos de corcho en el interior de la botella durante el proceso.

Con unas tijeras infantiles

De igual forma que es posible abrir una botella de vino con un cuchillo es posible abrirla con unas tijeras para niños.

Para ello deberás abrir las tijeras al máximo e insertar la cuchilla más fina en el centro del corcho e introducirla con mucho cuidado hasta, más o menos, la mitad de este.

Una vez allí, deberás girar el mango mientras haces fuerza hacia arriba. Antes de iniciar el descorche asegúrate de que tienes la botella bien agarrada.

Con una percha metálica

Para descorchar una botella con una percha metálica deberás meter el alambre por el espacio que queda entre el corcho y el cuello e introducirlo hasta que el extremo del gancho quede, más o menos, en el centro del corcho.

Será entonces cuando, tras clavarlo en el corcho y penetrarlo levemente, hagas fuerza hacia arriba hasta que consigas retirarlo con la ayuda de tus dedos.

Con un tornillo y un destornillador

Si no tienes un sacacorchos a mano pero sí tienes una caja de herramientas también podrás descorchar tu botella de vino.

Para ello busca un tornillo (preferiblemente largo) y un destornillador e introduce el tornillo en el centro del corcho. Con la ayuda del destornillador insértalo entre 1 y 2 centímetros.

A continuación, busca un martillo con sacaclavos o unos alicantes y haz fuerza hacia arriba mientras giras la botella, hasta que consigas retirar el corcho.

Con un tornillo en gancho

Si tienes un tornillo en gancho para colgar cuadros también podrás abrir tu botella de vino sin necesidad de un sacacorchos.

Si este es tu caso, busca el tornillo en gancho más largo que tengas e introdúcelo, poco a poco, en el centro del corcho.

Una vez introducido entre 1 y 2 centímetros, sírvete de un destornillador, de una cuchara o de cualquier objeto alargado que quepa en el gancho para ir sacando el corcho a base de movimientos circulares, como si lo hicieras con un descorchador tradicional.

Con un soplete

Aunque no lo creas también puedes sacar el corcho de una botella de vino con un soplete de cocina.

Si tiene uno a mano, enciéndelo y apunta al cuello de la botella a la altura de la base del corcho. En cuanto este se caliente comenzará a estrecharse permitiendo la entrada del mismo aire que lo acabará empujando hacia fuera.

Ten cuidado con la llama y, también, con mirar hacia la boquilla, porque, a veces, sale disparado de forma violenta.

Con un mechero

En el caso de que no tengas un soplete pero sí un mechero también podrás probar suerte y tratar de sacar el corcho aplicando calor sobre la zona del cuello de la botella que coincide con la base del corcho.

Como indicábamos en el apartado anterior, en cuanto el corcho se estreche como consecuencia del calor saldrá solo y sin necesidad de ayuda.

Como ves, son muchas las alternativas que existen al descorchado clásico, por lo que la próxima vez que compres una botella de vino y no sepas cómo abrirla sin la ayuda de un sacacorchos echa un vistazo a todo lo que tengas por casa.

En el caso de que tengas un zapato, unos trapos, un cuchillo, unas tijeras infantiles, una percha metálica, una caja de herramientas, un soplete o un mechero no tendrás que renunciar al enorme placer que produce degustar una buena copa de vino.

Deja una respuesta