Comida típica escocesa

Además de millones de hectáreas verdes y castillos con siglos de historia Escocia es un país repleto de productos de primera calidad.

El resultado de su excelente ganadería, de la presencia del mar y de su idiosincrasia hedonista es un sinfín de platos únicos que, pese a que muchos de ellos resultan desconocidos, son tremendamente sabrosos e interesantes.

Tantos que en Divino Paladar hemos decidido dedicar un artículo entero a repasar los mejores platos de la gastronomía Escocesa.

Los platos típicos de Escocia más famosos

Haggis

No se puede hablar de gastronomía escocesa sin mentar en primer lugar el plato típico del país de William Wallace: el haggis. Una elaboración a base de carne de oveja que aúna en un plato partes de hígado, pulmones y corazón picadas y aderezadas con especias, sal, avena, sebo y cebolla que se sirve dentro del estómago de la oveja. Pese a lo que pueda parecer de inicio el resultado es asombroso y delicioso. Si le das una oportunidad, puedes tenerlo claro, repetirás antes de emprender el camino de vuelta.

Neeps y tatties

Si bien lo habitual es que se sirva junto al haggis, lo cierto es que los neeps y los tatties son el acompañante de varios platos ‘Made In Scotland’. Estos no son otra cosa que nabos y patatas cocinadas con mantequilla y cebollino que se sirven junto a guisantes y zanahorias.

Salmón fresco

Cualquier restaurante de postín escocés que se precie debe contar en su carta con, al menos, una elaboración de salmón patrio fresco. Un pescado con una textura deliciosa y un sabor espectacular que se puede consumir desde crudo hasta al horno o a la plancha, solo o con una guarnición verde a su lado.

Gachas de avena

El desayuno escocés por excelencia es el Scott’s Porage Oats. Una elaboración que, para sorpresa de muchos visitantes, es salada y no dulce. Pese a lo que pueda parecer es una excelente y deliciosa manera de empezar un día de turismo po Escocia.

A full scottish

Si os espera un largo y sinuoso día por las tierras altas y queréis estar seguros de que no os faltará energía, entonces lo mejor es que desayuneis un escocés completo. Un plato que suma morcilla, salchicha lorne y bollos de tattie que podrás rellenar de mantequilla para aumentar el ya de por sí calórico desayuno.

Scottish tablet

De entre todos los dulces escoceses hay uno que emerge por encima del resto. Nos referimos a esta suerte de golosinas elaboradas con azúcar, leche condensada y mantequilla. El resultado es una tableta dulce como pocas que, a menudo, forma parte de un potre variado.

Salchichas y puré de patatas

Sí, a estas alturas ya te habrás dado cuenta de lo que le gusta comer carne a los escoceses. Pues bien, uno de los productos cárnicos más deseados por los habitantes de este país son las salchichas de carne fresca combinadas con patata y, a menudo, también con manzana.

Pudín de caramelo pegajoso

Un postre que Escocia acabó exportando a todo Reino Unido es el pudin de caramelo. Un bizcocho meloso que incorpora dátiles, crema toffee y crema de vainilla o helado que es posible encontrar en cafeterías, restaurantes y hasta pubs.

Fish and Chips

Además del salmón, los escoeses aman cocinar y devorar pescado frito y rebozado con patatas. Un plato que ensalzan a base de sal y crema agria o marrón picante en la que dipean tanto el pescado como las patatas fritas.

Urogallo

Uno de los animales que más presencia tienen a lo largo y ancho del territorio escocés es el urogallo. Esa es la razón por la que, cada vez que llega la temporada de caza, gran parte ed los hogares escoceses se rinden a este tierno, suave y delicioso sabor.

Black Pudding

Probablemente sea el alimento más parecido a la morcilla española que existen en cualquier otro país. En el caso del black pudding, además de sangre cocinada, lleva carne de salchicha y avena. Toda una delicia para los amantes de la morcilla.

Shortbread

Aunque parezca sencillo, la forma en la que los escoceses elaboran su particular pan de mantequilla lo convierte en todo un emblema del país. Existen de todas las formas y tamaños resultando en todos ellos untuoso y suave.

Sopa de puerro y tattie

En un país tan frío como Escocia no pueden faltar las sopas. Pues bien, de entre todas las que se elaboran a diario hay una que está arraigada a sus tierras como pocas. Nos referimos a la sopa de puerro, una crema que se acompaña de tatties y que es, además de tremendamente nutritiva, baja en calorías, toda una rara avis en Escocia.

Tocino con mantequilla

Mucho más graso resulta el tocino con mantequilla. Una delicia cárnica que sirven dentro de un pan de mantequilla y que se completa con salsa de tomate o salsa marrón. Una especie de hamburguesa escocesa hasta arriba de calorías.

Battered Mars Bar

Aunque si hablamos de platos excesivamente calóricos no podemos acabar este repaso a los platos típicos escoceses sin mentar la barra de chocolate rebozada y frita en abundante aceite que aman degustar lo escoceses. Un dulce tremendamente untuoso que degustan derretido y que, si pruebas, disfrutarás como un niño.

Tarta escocesa

Acabamos este repaso por las delicias más famosas de Escocia por su tarta nacional. Una elaboración salada a base de carne picada de cordero o carne de res que se combina con pan y que puede degustarse tanto fría como caliente.

Antes de poner el punto y final a este post, recordar que existen pocas formas mejores maridar cualquiera de estos platos típicos escoceses que con una buena cerveza -si puedes ser artesanal de la cervecera Brewdog, oriunda de su capital- o con un trago de whisky patrio.

Si lo prefieres, también puedes echar mano de sus tés o sus limonadas. Hagas lo que hagas, seguro que disfrutas muchísimo de la gastronomía escocesa en tu visita a Escocia. Como ves, opciones para disfrutar de cada desayuno, comida, merienda o cena no te van a faltar.

Deja una respuesta