Alimentos ricos en oxalato

El oxalato o ácido oxálico es una sustancia que está presente en algunos alimentos, en su mayoría verduras del grupo verde, si bien es posible encontrarlo en casi todos los grupos de alimentos.

Este emerge de forma natural en nuestro organismo como un producto de desecho del cuerpo tras la realización de la digestión del que nos deshacemos a través de la orina.

Es por eso que las personas que cuentan con niveles altos de oxalato son diagnosticadas con problemas renales y sufren dolorosos cálculos renales de forma habitual.

Cálculos que no les quedará más remedio que tener drenar con la ayuda de mucha agua y algún complemento farmacológico y que se pueden ir reduciendo progresivamente si se adopta una dieta baja en este elemento.

Una dieta que estará sustentada en dos pilares. Por un lado, la eliminación total o prácticamente total en la ingesta de determinados alimentos ricos en oxalato y, por otro, el incremento en el consumo de aquellos ingredientes con niveles de oxalato más bajos.

Empecemos, pues, viendo cuáles son los alimentos con un alto contenido en oxalato y que forman parte de la despensa de habitual de muchos de nosotros:

Alimentos básicos con alto contenido de oxalato:

Hojas de remolacha, cocidas 1/2 taza 916 milgramos
Verdolaga, hojas, cocidas 1/2 taza 910 milgramos
Ruibarbo guisadosin azúcar 1/2 taza 860 milgramos
Espinaca cocida 1/2 taza 750 milgramos
Remolachas cocidas 1/2 taza 675 milgramos
Acelga cocida 1/2 taza 660 milgramos
Ruibarbo en conserva 1/2 taza 600 milgramos
Espinacas congeladas 1/2 taza 600 milgramos
Remolacha en vinagre 1/2 taza 500 milgramos
Ombú, cocido 1/2 taza 476 milgramos
Escarola, cruda 20 hojas largas 273 milgramos
Cacao, seco 1/3 taza 254 milgramos
Diente de león cocido 1/2 taza 246 milgramos
Ocra, cocida 8-9 vainas 146 milgramos
Boniato cocido 1/2 taza 141 milgramos
Col verde, cocida 1/2 taza 125 milgramos
Maní, crudo 1 / 3 taza 113 milgramos
Hojas de nabo cocinadas 1/2 taza 110 milgramos
Chocolate sin nada de azúcar 20 onzas 91 milgramos
Chirivías cortadas y cocidas 1/2 taza 81 milgramos
Berza, cocida 1/2 taza 74 milgramos
Pecán crudo 1 / 3 taza 74 milgramos
Té verde en hojas (infusión 4 min.) 1 cucharadita 72 milgramos
Germen de cereal tostado 1 / 4 taza 67 milgramos
Grosellas 1/2 taza 66 milgramos
Patatas blancas al horno 1 mediana 64 milgramos
Zanahorias cocidas 1/2 taza 45 milgramos
Manzana,cruda con piel 1 mediana 41 milgramos
Coles de Bruselas cocidas 6-8 medianas 37 v
Fresas crudas 1/2 taza 35 milgramos
Apioç crudo 2 tallos 34 milgramos
Tableta de chocolate con leche 1 tableta 34 milgramos
Frambuesas oscuras crudas 1/2 taza 33 milgramos
Naranja 1 mediana 24 milgramos
Judías verdes cocidas 1/2 taza 23 milgramos
Cebollino crudo y picado 1 cucharada 19 milgramos
Puerro crudo medio 15 milgramos
Moras crudas 1/2 taza 13 milgramos
Uvas Concord 1/2 taza 13 milgramos
Arándanos crudos 1/2 taza 11 milgramos
Pasas de Corinto rojas 1/2 taza 11 milgramos
Albaricoques crudos 2 medianos 10 milgramos
Frambuesas rojas crudas 1/2 taza 10 milgramos
Brócoli cocido 1 tallo grande 6 milgramos
Jugo de arándano 1/2 taza 6 milgramos

Ahora que ya sabemos qué grupos de alimentos debemos evitar a toda costa es esencial conocer cuáles son, por sus bajos índices de oxalato, los ingredientes que más nos pueden ayudar a mantener a raya a los cálculos renales surgidos como consecuencia directa de la presencia de esta sustancia, cuando no directamente a acabar con ellos.

Alimentos básicos con un contenido bajo en oxalato

Para ayudar a elaborar una dieta sana, equilibrada y con bajísimos niveles de oxalato vamos a dividir los alimentos con un menos índice de este alimento en los principales grupos de alimentos:

Granos:

Fideos de huevo
Galletas con alto contenido en fibra
Tortitas
Crepes
Gofres
Cereales cocidos y secos
Arroz blanco o integral
Pan blanco, pan de maíz, bollos y molletes de pan *En este caso se trata de alimentos con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.
Galletas saladas *Alimento con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.
Obleas de vainilla *Alimento con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.
Arroz integral, espagueti, y otros estilos de fideos y pastas *Alimentos con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.

Frutas:

Manzana
Plátano
Uva
Arándanos
Melocotón
Nectarina
Albaricoque
Pera
Papaya
Fresa
Melón
Piñas
Arándano azul, mango y ciruelas *Alimentos con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.

Verduras:

Alcachofa
Espárrago
Col de Bruselas
Brócoli
Coliflor
Col rizada, escarola, repollo y lechuga
Pepinos
Guisantes
Calabaza
Champiñones
Cebolla
Pimientos
Patatas
Maíz
Zanahoria, apio y habas verdes *Alimentos con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.
Pastinaca, calabaza, tomates, y nabos *Alimento con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.

Productos lácteos:

Queso suizo, requesón ricotta y cheddar
Leche y suero de leche
Yogur

Alimentos con proteína:

Carne de pollo y pavo
Pescado
Mariscos
Embutido y jamón *Alimentos con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.
Salchichas *Alimentos con un contenido medio – bajo, pero más alto que el resto de los que integran esta lista.

Bebidas y postres:

Café
Limonada o refresco de limón sin vitamina C añadida

Postres:

Galletas
Pasteles
Helados

Como ven, y por suerte, son muchos los alimentos de todos los grupos esenciales de los que podemos echar mano cada día para elaborar una dieta que resulte sana, equilibrada y, claro está, que posea unos niveles bajos o por debajo de la media en relación al ácido oxálico.

No obstante, como siempre solemos repetir cuando se trata de cambiar la forma de comer y comenzar a introducir una dieta en nuestro día a día, es imprescindible que sea un médico, en este caso nutricionista, quien tras estudiar el caso concreto de cada paciente, determine cómo debe ser la dieta para que esta sea realmente efectiva y no tenga ningún tipo de contraindicación para la persona que la va a comenzar.

Iniciar una dieta baja en oxalato es algo ineludible para una persona con niveles de esta sustancia altos o que sufren cálculos renales. A partir de ahí que sea un especialista el que, con los análisis e informes pertinentes de su médico de cabecera, le establezca esa nueva dieta que es muy posible le acabe acompañando de por vida.

Deja una respuesta