Alimentos que comes todos los días y que no son lo que parecen

Comer sano es muy importante y, para ello, es necesario tener una dieta equilibrada. Eso no signigica ‘per se’ comer de todo, sino más bien comer de todos los grupos de alimentos que, por sus nutrientes, resultan más beneficiosos para nuestro organismo.

Y es que son muchísimos los alimentos que componen nuestra dieta habitual que, lejos de lo que parece, resultan tremendamente nocivos para nuestra salud.

Algunos como el alcohol, las bebidas azucaradas o la bollería industrial son sobradamente conocidos, pero otros, quizás por la capacidad de sus lobbys, quizás por la falta de desconocimiento general que hay sobre los componentes de lo que nos comemos, no lo son tanto.

Basta con echar un vistazo a la lista de alimentos que te proponemos a continuación y que te hará pensar sobre qué nos estamos llevando a la boca casi a diario, teniendo en cuenta de qué están hechos teniendo en cuenta lo que los propios fabricantes indican en las etiquetas que muestran a sus compradores. Ver para creer.

Alimentos que no son lo que dicen ser

Estos son algunos de los alimentos que no son lo que dicen ser… o lo que los anuncios dicen de ellos:

Pan de molde

Según todos los nutricionistas del mundo el pan de molde no se puede calificar como pan. La razón que esgrimen es tan poderosa como que los componentes que utilizan para la elaboración de pan, la harina de trigo, la levadura y el aceite apenas están presentes en sus componentes.

Si por algo destaca el pan de molde es por la desorbitada cantidad de azúcar que porta y que lo convierte, por tanto, en un alimento a evitar. Si quieres hacerte una tostada, mejor compra pan integral o una hogaza en tu panadería de barrio. Eso sí es pan… y sano.

Salchichas

Gulas

A todos nos gustaría comer angulas todas las semanas pero no podemos por su elevadísimo precio.

Aun así, es mucho mejor comer una ración de gulas al año que una a la semana de angulas, el sucedáneo que dice asemejarse en sabor a este marisco y que está hecho a base de carne de pescado prensada, aceites vegetales, proteínas de soja, huevo y un buen número de químicos. Así que, si puedes evitarlas, mejor evítalas.

Palitos de cangrejo

Algo similar ocurre con los palitos de cangrejo. De igual forma que las gulas no llevan ni un gramo de gulas, los palitos de cangrejo, sí, han adivinado ¡tampoco! Pese al nombre no hay ni rastro de este crustáceo entre sus ingredientes habituales.

De nuevo una mezcla de pescados blancos prensados con almidón, huevo, aceites, sal y un montón de químicos. El resultado es un montón de calorías sin ningún nutriente.

Nuggets

Como sucedía con las salchichas, los nuggets se hacen a golpe de descartes del pollo, incluyendo órganos y nervios. La carne de pollo es, desgraciadamente, testimonial. Dado que incorpora una laguísima de lista de aditivos de lo más perjudiciales lo mejor es hacerlos en casa y no volver a comprar este ultraprocesado.

Deja una respuesta